para los que les gusta escribir
 
ÍndicePortalGaleríaRegistrarseConectarse

Comparte | 
 

 Zero no Tsukaima-Maho no Hoshi

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
Saulen
Ekusoshisto


Masculino
Cantidad de envíos : 77
Edad : 31
Localización : Panaderia Furukawa
Fecha de inscripción : 01/03/2008

Conóceme
Mi personaje Favorito: Shana, Lenalee Lee, Misaki Suzuhara, Kuchiki Byakuya, Wilhelmina Carmel y Allen Walker
Mi frase más dicha:: Bankai...

MensajeTema: Zero no Tsukaima-Maho no Hoshi   Jue Sep 11, 2008 1:40 pm

Tooi… Tooi… toki no kanata…
Hace mucho tiempo, muy, lejos, en un mundo, un tiempo y un espacio comunes a todos, el hombre que logró ser uno con la naturaleza de la vida, entendió la magia y se la otorgó a todos los humanos al darle nombre a los siete elementos de la realidad… los nombres que se les dio a los elementos fueron…
… Agua…
Aparece la sombra de la diosa del agua rodeada de burbujas, formando una cascada
… Fuego…
La sombra de una salamandra y una mujer que se enfrentan a otra que tiene alas y espada
… Viento…
Un dragón vuela por el cielo con su dueña sobre él
… Tierra…
Un hechicero convocando a un Golem de tierra
… Luz…
La sombra de una chica con un pendiente brillante sobre su cuello, que emite un resplandor de luz
… Oscuridad…
Un joven enmascarado cuyos ojos brillan de negro y rojo, y su figura envuelta en oscuridad
… Vacío…
La figura de Louise invocando la magia del vacío a su alrededor

Cuatro elementos regidos de dos a dos por la luz y la oscuridad, y el vacío, que contiene y que no contiene a ninguno a la vez, porque su existencia depende de su inmaterialidad. De tal forma, que a cada mago, cada guerrero, a cada humano del planeta se le otorgó ese día el control sobre uno de los cuatro elementos básicos, mientras que los otros tres fueron dados solo a aquellos cuya alma y cuyo destino los obligara a aceptarlos…

Zero no Tsukaima – Maho no hoshi

-…Detente… por favor… no sigas adelante… -Su voz es entrecortada, interrumpida por sus lágrimas.- Saito… por favor… -Eleva su rostro manchado por la sangre, con lágrimas corriendo a montones por sus mejillas.- ¡¡¡Saito!!! ¡¡¡Detente, por favor!!! ¡¡¡Saito!!! ¡¡¡el que tú vivas es lo más importante!!! ¡¡¡¿¿Acaso no lo entiendes?!!! ¡¡¡¡Saito!!! ¡¡¡Escúchame, Saito!!!!!! –Intenta moverse, pero sus múltiples heridas y las cadenas que la atan de manos y pies le impiden acercarse al lugar donde el Gundalf sostiene una lucha de espadas contra otro joven de apariencia sombría, ojos amarillos como de gato, rodeado de un aura mezclada de negro y amarillo, con marcas como las de Saito en ambas manos, en las cuales sostiene una espada en cada una.
-¡¿Qué sucede, Saito?! ¡¡¿por qué insistes en luchar?!! ¡¡ella te traicionó de la manera más vil!! ¡¡¿Por qué aún insistes en pelear por su causa?!! –Le reclama al mismo tiempo que choca sus espadas contra Delfinger, lanzando una onda de choque hacia él que le llena la piel de cortadas superficiales. Luce una herida profunda en el costado y su ojo derecho está cerrado por la sangre que emana de un corte que lo atraviesa. La fuerza del impacto hace que sus piernas flaqueen y lo manden empujado para atrás.
-¡¡¡AAAHHH!!! –Grita escupiendo sangre por la boca.
-¡¡¡Saito!!!! –Grita Louise, desesperada. En el mismo lugar, una joven de cabello azul celeste, con apariencia de princesa está gritando de dolor mientras su energía es drenada hacia una esfera que está sobre ellos, en el espacio negro.
-Saito-san… Louise-chan… Hagen… perdónenme… -Musita en medio de su sufrimiento.
-¡¡Este mundo morirá!! ¡¡¡y luego seguirá tu mundo, y todos los mundos de este universo, Gundalf!!
-Louise... –Musita Saito poniéndose de pie y resistiendo.- ¡¡¡No permitiré que…!!! –Comienza a decir Saito, pero en ese instante es atravesado por el filo de la espada de su oponente, deteniendo sus movimientos en un instante.- Yo… ¡cough! –Vomita sangre, paralizado.
-Se terminó, Saito-kun. –Celebra su oponente. La joven de cabello celeste lo mira incrédula, igual que Louise, cuya mirada se petrifica viendo a Saito caer lentamente hacia el piso, con los ojos vacíos, derrotado.
-Saito… -Repite una vez más, mientras Saito rebota y cae con el rostro de lado, mirándola.- ¡¡¡¡Saito!!!!!!!!! –Da un grito profundo mientras todo se rodea de blanco…

+++++++++

-…Luz… oscuridad… Luz… oscuridad… agua… aire… yo estoy… ¿Dónde estoy?... Esa niña está llorando… -Recuerda a Louise en su visión anterior. En medio de un espacio vacío y cambiante, la figura de una joven un poco mayor que Louise, flota a la deriva, como si estuviese bajo el agua; su cabello ondula silencioso mientras sus ojos cerrados dejan correr lágrimas que como burbujas se elevan hacia arriba.
-Schala-sama… Schala-sama… -Se escucha la voz de un joven llamándola; poco a poco abre los ojos deslumbrada por la luz del sol que se abre ante ella en ese mundo desconocido. La voz que la llamaba se transforma en la de una joven de cabello ocre que la mira intrigada.
-… ¿Dónde…? ¿Dónde estoy? –Pregunta débilmente.
-Tristain. –Responde Henrietta, que la interroga de pie frente a la cama en la cual descansa.
-Tri…stain… -Articula familiarizándose a la pronunciación. Su cabello celeste largo cae hacia los lados mientras con su mano izquierda toca su pendiente para asegurarse de que aún lo tiene. Suspira profunda y se tranquiliza. Sin embargo, en un instante vuelve a agitarse y toma a Henrietta por su vestido, mirándola desesperada.
-Gundalf… debo ver… a Gundalf… el vacío viene y solo él… -No termina su oración al desmayarse por agotamiento en los brazos de la reina. Henrietta la sostiene sorprendida.
-El vacío… Gundalf… -Musita para sí; luego eleva la cabeza y se dirige a los guardias de la habitación. -Traigan a este lugar a Louise de la Valliere y a Saito-san lo más rápido posible.
-¡Si! –Asienten los soldados saliendo a cumplir la orden. Las religiosas que acompañan a la reina corren a quitarle a la misteriosa joven de las manos y a atenderla. Ella se queda mirando su cara de agotamiento por un instante mientras interpreta el vago significado de sus palabras.

+++++++++

Tema de apertura I SAY YES – Ichiko

Un cometa pasa frente a la tierra
Louise y Saito lo ven pasar como si fuera una estrella fugaz
Ambos se toman de la mano, se miran y luego miran el amanecer
La luz ilumina la academia, el palacio Tristain y la pradera en la que están
Aparece el logo de Zero no Tsukaima Maho no hoshi
Sale Saito de espaldas con su espada al hombro, mira hacia atrás sobre su hombro
Louise abre los ojos y lo mira sonrojada, luego mira hacia el frente, indiferente
En un cuadro Saito le tiende la mano, al siguiente Louise lo toma, sonríen
Schala mirando al cielo y rezando de pie junto a Hagen, que tiene sus dos espadas desenvainadas, ambos iluminados por la luna
Terra y Celes de espaldas la una a la otra, una sostiene una burbuja con fuego y la otra con hielo, ambas con marcas de familiar en los brazos
Kirche sonriendo y Tabitha arreglándose los anteojos
Anies con su espalda en una mano y su pistola en la otra
Eleonore y Catleya enamoradas siguiendo al general del ejército
Siesta tropezándose mientras lleva una bandeja con comida
Louise en una escena gris, Saito y Hagen giran en torno a ella; que parece no saber hacia quién correr
Parece mirar hacia Saito, pero en ese instante sobre él cae Siesta, tumbándolo, encima cae Henrietta, luego Kirche y luego Schala, sentada de rodillas
Louise se enoja y lanza un relámpago explosivo contra él, alejándose con Hagen
Un flash de Saito alejándose por una puerta, con la sombra de Louise arrodillada y llorando
Saito salta y lanza un corte de luz azul, luego aparece Louise que con su varita invoca un halo de luz que se expande
Hagen envuelve en llamas una espada mientras que a la otra le cae un relámpago y se electrifica; luego Schala extiende sus manos mostrando una luz en forma de polvo brillante que ilumina la escena
Louise y Saito besándose, se dan cuenta de que todos los están mirando y Louise se sonroja y toma su varita dispuesta a pegarle, pero se detiene y sigue besándolo
Julio, Montmorency, Gische, Kirche, Tabitha, Schala, Hagen y las hermanas de Louise los miran sorprendidos
La toma se dirige al cielo donde salen los créditos finales del opening


I – De familiar a familiar

Es de mañana en la Academia mágica de Tristain; el personal ya se ha levantado para hacer las tareas diarias mientras los alumnos se despiertan y se preparan para el nuevo día que amanece. Por uno de los pasillos puede verse a Eleonor y a Catleya caminando apresuradamente rumbo a las habitaciones de los estudiantes; como siempre, la rubia luce severa mientras la pelirrosada la persigue tratando de enfriar su actitud, seguida por su conejito, cerdito, cabrita y gallinita.
-Nee-sama; no deberías ser tan estricta con Louise-chan, después de todo, Saito-kun es su familiar…
-¿Acaso no recuerdas, Catleya? Fue la propia Louise quien dijo que no lo veía como un familiar, sino como a un hombre.
-… Lo que dijo es que era una persona muy importante en su vida… -Corrige tímida, pero Eleonor se acomoda los anteojos y la mira poderosa.
-Precisamente.
-Además, Saito-kun no es el tipo de persona que le haría algo indecente a nuestra hermana, ya verás que… -Lo defiende mientras abren la puerta de la habitación y entran al interior, topándose con Saito dormido con cara de estar babeando acostado del lado izquierdo de la cama. Louise está dormida del lado derecho, pero por la noche se ha deslizado inconscientemente para abrazar a Saito, que no se ha dado cuenta de la situación. La hermana rubia los observa con los anteojos iluminados y las manos en la cintura mientras Catleya arquea los ojos y se lleva los dedos a la barbilla, analizando el cuadro.
-Saito… Saito… -Musita Louise aún sin despertarse.
-…Comida… papas fritas… Louise, no deberías usar faldas así de cortas… tal vez si le subes un poco más… je… jejeje… -Se ríe dormido. Catleya sonríe un poco, su hermana saca su vara mágica, la estira y luego la arquea con los dedos por varios instantes para lanzar un latigazo contundente sobre la cama.
-Hermana, no deberías…
-¡¡¡AAAAAAAAARRRRGGG!!! –Ruge lanzando el ataque, lanzando a ambos a estrellarse contra la pared.
-¡¡¡Auuu!!! –Gritan los dos, cayendo en medio de los papeles.
-¡¿Qué hice ahora?! ¿Louise-sama? –Entra en su modo condescendiente mirando de un lado a otro para entender la situación.
-¿Qué fue eso…? –Se levanta Louise.- ¡¡Eleonoronee-sama!! ¡¡Chii-neesama!! –Las reconoce avergonzada.
-Así que aún sigues metiendo a este perro a tu cama para dormir, Louise Francoise. –La reprende Eleonor.
-… Eso no sonó muy bien, nee-sama. –Le dice Catleya.
-Esto no es lo que parece, onee-sama, pero ya sabes mi posición respecto a Saito. –Se arma de valor para defenderse un poco. Saito se pone de pie mientras se sacude el polvo.
-Yo no haría nada que Louise no me permitiera, así que…
-… Eso tampoco sonó nada bien, Saito-kun. –Agrega la pelirrosada mayor. A Saito le aparece una gota en la cabeza.
-¿Y qué harías si te lo permitiera? Mejor dicho, ¿¡Qué te permite mi hermana que le hagas!?
-No, nada… de verdad, nada… -Dice con la fortaleza de una hoja de papel.
-De cualquier forma, ¿a qué vienen tan temprano? Ni siquiera ha terminado de salir el sol. –Inquiere Louise, poniéndose la bata de levantarse.
-Es verdad, debes estar lista pronto, parece ser que su majestad la reina Henrietta quiere una entrevista contigo y con tu familiar; deben partir al palacio Tristain lo antes posible.
-¿Su majestad? –Repiten maga y familiar.

++++++++++
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Saulen
Ekusoshisto


Masculino
Cantidad de envíos : 77
Edad : 31
Localización : Panaderia Furukawa
Fecha de inscripción : 01/03/2008

Conóceme
Mi personaje Favorito: Shana, Lenalee Lee, Misaki Suzuhara, Kuchiki Byakuya, Wilhelmina Carmel y Allen Walker
Mi frase más dicha:: Bankai...

MensajeTema: Re: Zero no Tsukaima-Maho no Hoshi   Jue Sep 11, 2008 1:42 pm

Julio y su dragón se encuentran sobrevolando el área limítrofe con Albion por orden de Henrietta. El chico de ojos de dos colores hace la rutinaria tarea con el aburrimiento que puede tener alguien que nunca puede terminar lo que verdaderamente le interesa.
-Ara… espero terminar pronto con esto para poder volver pronto al lado de la hermosa Louise… -Dice divertido recordando a Saito.- Bueno, si es que Saito-kun me permite acercarme a ella.
-Julio, te la encargo. –Recuerda sus palabras al entregársela ante de ir a luchar en su lugar contra los siete millones.
-Si fuera chica, sin duda me habrían impactado palabras como esas. Por suerte que no lo soy. –Sigue hablando consigo mismo. En ese instante sus pensamientos son interrumpidos por una bola de hielo con fuego en su interior que pasa volando frente a él a gran velocidad; explotando y lanzando estalactitas congeladas a su alrededor, obligándolo a esquivarlas.
-¡Rápido, vuela hacia arriba! –Le indica a su dragón, que vuela verticalmente, pero le corta el paso una joven de cabello rubio y ojos de hielo, vestida con una armadura azul celeste, que va en un dragón azul oscuro.
-Hasta aquí llegaste, Julio. –Lo reconoce desafiante. Él la mira sin reconocerla, aprieta los dientes y hace una vuelta en U frente a ella para bajar en picada, pero abajo también es interceptado por otro dragón, pero este es rojo intenso, montado por una chica de cabello verde y ojos amarillos, de armadura roja y rosada.
-¿A dónde crees que vas?
-¿Eh? ¡¡Izquierda!! –Elude nuevamente, viéndose perseguido por las dos extrañas.
-¡¡Detente, solo retrasas lo inevitable, Julio!! –Se burla la de cabello verde. Él se limita a mirarlas y a seguir volando hacia delante.
-Son muy rápidas; esos dragones… deben ser sus familiares, pero yo también tengo mi propio familiar. –Mira a su dragón blanco.- ¡¡Máxima velocidad!! –Le pide a su amigo entrando a una corriente de aire; pero en un instante es sorprendido por la del dragón azul, que tan fría como su elemento saca una vara de mago con la que lanza un conjuro de hielo contra él, llenándolo de escarcha y congelándolo en un instante.
-¡¡¡AAAHHH!!! –Grita sorprendido, al mismo tiempo, detrás de él, la otra perseguidora lo ataca con un conjuro de fuego, provocando una descompensación de temperatura a su alrededor que genera un tornado de choque, a lo que sigue una explosión.- ¡¡AAAAHHH!! –Cae derrotado el piloto del dragón blanco. Las dos jóvenes se reagrupan y lo observan caer, serias.
-¿Murió?
-No, no ha muerto. Tendrá la fuerza suficiente para regresar y contar lo sucedido en Tristain.
-Pero…
-Hagen debe saber que lo estamos buscando. Si es cierto que esa Schala que invocó como su familiar es quien dicen, entonces hay que hacerle saber lo mucho que necesitamos encontrarlo.
-Pero ese dragón blanco pertenecía al escuadrón de reacción de la Reina Henrietta; atacarlo a él es atacar al Gundalf de Tristain; y no nos conviene aparecer ante él tan pronto.
-¿Gundalf de Tristain? ¿El chico que enfrentó al ejército de siete millones? Oí que casi muere. Si nosotras hubiéramos estado allí, hubiéramos volado el campo sin salir rasguñadas siquiera. Ese fracasado no entiende su poder, será fácil derrotarlo cuando llegue el momento.
-Si es que Hagen no lo hace antes…
-Hagen… -Repite con una mezcla de respeto y temor.

+++++++++

Saito y Louise caminan a través del patio exterior de la escuela rumbo a la salida para abordar el coche traído por el emisario de Henrietta. Eleonor y Catleya los miran alejarse desde la torre oriente.
-¿Qué crees que haya sucedido, Nee-sama?
-No tengo idea; pero me preocupa un poco.
-¿Te preocupa?
-Al principio cuando nos dijo que estaba bajo las órdenes directas de la reina pensé que solo era otra de sus tonterías; pero con lo que pasó con la última guerra con Albion me hizo respetarla un poco más.
-Nee-sama…
-Pero no se te ocurra decir que he dicho una cosa así, Catleya. ¡Y a ustedes tampoco! –Regaña a los animales que siempre siguen a su hermana. Un conjunto de balidos, cacareos y gruñidos es lo que obtiene como respuesta.
-Descuida, creo que Louise ya lo sabe de todos modos. –La calma serena. Eleonor se queda pensativa ante las palabras de su hermana.- Ella no es una niña; los eventos de los últimos días la han hecho madurar bastante.
-… Si, creo que tienes razón. Seré congruente a lo que dije y confiaré en ella; debemos atender las clases mientras tanto, Catleya.
-Como tú digas, Nee-sama.
Mientras tanto, la pareja en cuestión ha subido ya al carruaje y va de camino a ver a Henrietta. Saito tiene el brazo apoyado en la ventana mientras observa el paisaje; Louise examina la orden entregada por el mensajero a su hermana.
-¿Qué crees que haya sucedido, Saito? Hasta donde se, la posición de la frontera con Albion es estable, y no han llegado avisos de ningún tipo sobre algo así.
-Tal vez no tiene que ver con la guerra, Louise. –La mira optimista.- Como tú dijiste; eso va bien por ahora.
-Por ahora… -Recuerda el último evento sufrido por ambos.- Pero Saito… - Lo llama preocupada.
-¿Qué pasa?
-Si tuviéramos que ir nuevamente al frente… ¿irías? –Le pregunta con timidez.
-Yo no comparto los motivos de nadie para la guerra; pero yo estaré siempre a tu lado, Louise.
-Saito… -Responde aliviada y a la vez culpable de arrastrarlo nuevamente a la violencia que no tiene que ver con él. Sin embargo, el rostro de Saito se muestra tranquilo y decidido, preparado para lo que venga. Al decir su nombre le tomo la mano y la apretó con fuerza, sin dejar de mirarla.
-Nuestra decisión fue que estaríamos juntos, ¿no es así? Yo estoy dispuesto a cumplir esa promesa.
-Saito… -Sin pensarlo lo abraza, cerrando los ojos sobre su pecho, mientras Saito le pone las manos sobre la espalda, acercándola más a él y abrazándola con fuerza. Los dos se quedan así por varios instantes. Mientras tiene los ojos cerrados, en la mente de Saito aparece un relámpago involuntario con recuerdos de su propio mundo, sus padres, su escuela, una chica de cabello negro y trenzas junto con la que está riéndose, la gente que camina por la calle, las pantallas gigantes y los edificios; todo se cubre de negro y un rugido monstruoso lo invade; abre los ojos y se aparta de Louise, asustado.
-¡¡AAAAHHH!! –Profiere nervioso. Louise casi se cae al piso ante su reacción.
-¡Saito! ¿¡Qué te pasa!? –Reacciona molesta, pero luego se serena ante el semblante de su compañero.- Saito… ¿Estás bien?
-Estoy bien… solo que tuve una especie de pesadilla.
-¿Pesadilla? ¿ Quieres decir que mi conversación estaba tan aburrida que te dormiste? –Pregunta altiva.
-¡¿EH?! No... ¡¡Louise-sama!! ¡¡¡AAAAGGHHH!!! –Los relámpagos iluminan por las ventanas del carruaje, dejando escapar columnas de humo después de eso. Al detenerse frente al palacio, los dos salen llenos de humo en la cara y la ropa.
-Los anunciaré con Henrietta-sama. –Les indica el guardia invitándolos a seguirlo. Los dos se miran, sonríen un poco y caminan tras él. Sin embargo, Saito sigue pensativo respecto a la extraña visión.

+++++++++

Llueve. Las pesadas gotas de agua caen violentas sobre el degradado suelo muerto de una montaña de rocas. El agua moja el cabello gris oscuro de un joven que carga dos espadas en la espalda, luciendo una cortada que atraviesa su ojo izquierdo desde la frente hasta la mejilla, con ojos grises y actitud seria. Las gotas de lluvia se deslizan por su rostro haciendo las veces de lágrimas mientras éste termina el ritual de invocación.
-… Te convoco, familiar. –Termina la frase al mismo tiempo que un gran halo de luz que irradia de una bola de energía aparece en el cielo, encerrándolo por un instante en una pirámide de energía, de cuyos vértices salen varios rayos que confluyen frente a él, generando un cilindro de luz que se eleva al cielo, y del cual aparece la joven de cabello celeste, vestida con una túnica morada, que lleva el colgante en el pecho. Luego la luz desaparece y ella cae en el piso, mojada por la lluvia. Las runas de familiar las tiene grabadas en la mano, igual que Saito. El joven que la convocó se aproxima a ella y ésta le dice unas palabras; las cuales lo dejan sorprendido.
-Hagen… Hagen… -Escucha la voz que lo llama. En ese instante su sueño termina y se levanta desenvainando ambas espadas y saltando frente a Saito, que junto con Louise está frente a él, mientras Henrietta lo llama.
-¡¡¡Toma esto!!!! –Sentencia apresurado, Saito no tiene más remedio que desenvainar su espada y chocarla contra la suya, que solo blande con la mano derecha.
-¡¡Saito!! –Lo llama Louise, preocupada. La fricción de ambas armas hace que salten chispas hacia los lados. Ella y Henrietta retroceden ante la inesperada pelea.
-¡¡Espera!! ¡¡¿por qué me estás atacando?!! ¿¡Quién rayos eres!?
- ¡¡Tu eres el Gundalf de la maga del vacío!! ¡¡¡te mataré y luego a esa bruja maldita!!! ¡¡así todo esto terminará de una vez!!!
-¿¡Bruja maldita!? –Pregunta Louise, molesta y a la vez rodeada de signos de interrogación.
-¡¡Escucha, no se que te hizo Louise, pero podemos discutirlo!! –Insiste deteniendo otro espadazo, pero Hagen se molesta por su actitud y se pone serio.
-Encantamiento relámpago de nivel uno, trueno. –Mueve la espada elegantemente haciendo un giro circular hacia arriba.
-Un caballero místico… -Identifica la maga del vacío al reconocer la técnica de espada mágica.- ¡¡Saito, hazte a un lado!!! –Le advierte preocupada; pero Saito no tiene tiempo de reaccionar al chocar contra la espada eléctrica y ser lanzado por la habitación a estrellarse contra la pared.
-¡¡¡Detente ahora, Hagen!!! –Le ordena Henrietta. Hagen, que estaba dispuesto a lanzar el golpe de gracia, se detiene.
-¿Por qué debo detenerme? –Pregunta desafiante. Mientras, Louise corre a ayudar a Saito a ponerse de pie, que ha quedado fuera de combate luego del impacto.
-Estoy bien… -Le dice débilmente.
-No estás bien, estás lastimado. –Lo corrige preocupada.
-Ella es capaz de usar la magia del vacío, pero ante todo ella y Saito son mis amigos; y como reina te garantizo que no son ellos a quienes buscas. –Aboga Henrietta, con mirada temblorosa.
-No puedo arriesgarme. –Insiste levantando nuevamente su arma y corriendo a atravesar a Saito, pero Louise se interpone frente a él y lo amenaza con su vara mágica.
-¡¡No dejaré que vuelvas a tocar a Saito!!
-¡¡Louise!!! –Le dice éste. Hagen se detiene al ver el brillo de decisión en la mirada de la joven pelirrosada. Ambos se miran por varios instantes ante la preocupación de Henrietta y la frustración de Saito. Luego, ante la sorpresa de todos, el atacante se detiene y finalmente envaina su espada.
-Tienes razón; ojos como esos no son los de mi enemigo. –Reconoce calmado.- Tienes unos buenos ojos, señorita. –Le dice antes de caminar hacia la habitación del trono.
-¿Estás bien, Saito?
-Si, más o menos. ¿Qué hay de ti? Eso fue muy peligroso, Louise.
- Estoy bien… aunque admito que eso fue algo aterrador... además, ¿¡quién se cree ese sujeto!? –Reclama indiferente, pero ligeramente halagada por sus últimas palabras hacia ella. Al cabo de unos momentos, todos están en la sala del trono de Henrietta, en una sesión cerrada.
-¿Para qué nos necesita, su majestad? –Le pregunta Louise haciendo la reverencia correspondiente.
-Necesito que ambos nuevamente me presten su poder, Louise Francoise, Saito-san. –Les implora magnánimamente.
-¿Qué sucede?
-… Deja que empiece por el principio. Formalmente les presento a Hagen Schneider; caballero místico proveniente de Germania. –Les dice señalando a su oponente anterior, que mira con superioridad a Saito; quien le responde con cara fea.
-¿Caballero místico? –Pregunta Saito, indiferente.
-Un caballero místico es un guerrero capaz de usar magia y aplicarla en sus ataques a través de sus armas. –Explica Louise.
-¿Y qué con él?
-A decir verdad, tiene una cosa en común con ustedes. Por favor, pasa. –Le indica a la otra persona, que entra por la puerta lateral. Saito la mira asombrado por la belleza de la joven, lo que pone celosa a Louise.
-Deja de mirarla con tus ojos pervertidos, perro. –Le hala la oreja.
-Auauau, ¡Louise! –Le reclama en voz baja. Ante ellos llega la joven de cabello celeste.
-Ella es Schala, y al igual que Saito-san, fue invocada como familiar en este mundo por un mago. Fue invocada por Hagen.
-¡¡¿Qué?!! –Exclaman los dos, sorprendidos.
-¡¡Espera un momento!! –Detiene Saito.- ¿Acaso vienes de mi mundo? ¿De Japón del siglo XXI?
-Yo… no lo se. –Responde apenada, sosteniendo su collar con su mano.
-¿Eh? –Preguntan nuevamente ambos.
-No dejaré que basura como tú perturbe a Schala. –Se interpone Hagen.- Al ser invocada a este mundo aún tenía sus recuerdos, pero al desmayarse y despertar, no recordó más que su nombre.
-No es posible…
-Eso debe ser muy duro para ti… estar en un mundo que no conoces, sin tener pistas sobre tu identidad o tu pasado… es como haber nacido de la nada… -Reflexiona Louise.
-Louise Francoise, Saito-san; necesito que le den acogida a Hagen y a Schala en la academia mágica mientras ella recupera la memoria. Probablemente estar cerca de alguien con una situación parecida sirva de algo.
-… Entiendo que es importante que Schala recupere la memoria, pero ¿por qué esconderse en la academia? –Pregunta Saito, perspicaz.
-Porque alguien está tras ella. –Interviene Hagen.- Desde Germania, dos asesinas, Terra y Celes, han estado tras nosotros.
-Terra…
-… y Celes… -Dicen Louise y Saito.
-Son dos magas muy poderosas, y seguramente trabajan para alguien que lo es todavía más, y que quiere muerta a Schala.
-¿Por qué motivo?
-Por algo que dijo antes de perder la memoria… el éter.
-¿Éter?
-El éter es el nivel más alto de la magia del vacío; nadie sabe de qué se trata ni como funciona; es solo una leyenda… pero creo que tiene que ver con Schala.
-No estoy segura de qué se trata… pero se que tiene que ver con este pendiente, y con mi magia… -Dice mirándose las manos.
-… Descuida, Schala-san. Louise y yo cuidaremos de ti. ¿Verdad, Louise?
-Si, claro. –Responde de mala gana. Se da cuenta de que Hagen la mira, ella también lo ve fijamente por varios momentos, hasta que es abrazada por Saito, que la invita a seguirlo para llevar a Schala de vuelta a la academia mágica junto con Hagen.
-He enviado a Julio a reunir información. Hasta entonces, te lo encargo mucho, Louise Francoise. Como la maga del vacío de Tristain, creo que encargarte de este asunto personalmente es lo mejor que podemos hacer.
-No la defraudaré, majestad. –Se retira ceremoniosa.- Vamos, Schala. –La toma de la mano y se adelanta, dejando a Saito y a Hagen atrás, ambos mirándose el uno al otro con mala actitud.
-Espera, Louise-san, ¿por qué estás tan enojada? –Le pregunta la misteriosa joven.
-Haremos que recuperes la memoria, te lo prometo. –Le dice sin mirarla. Schala desvía la mirada al oír la promesa de su nueva guardiana.
-Louise de la Valliere… que interesante persona… -Piensa Hagen mientras caminan hacia la salida.
-Schala-san es muy linda… -La mira embelesado Saito, ante una molesta Louise. Los cuatro regresan al carruaje y avanzan de vuelta a la academia mágica, donde la saga estaría a punto de comenzar…

Continuará
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Saulen
Ekusoshisto


Masculino
Cantidad de envíos : 77
Edad : 31
Localización : Panaderia Furukawa
Fecha de inscripción : 01/03/2008

Conóceme
Mi personaje Favorito: Shana, Lenalee Lee, Misaki Suzuhara, Kuchiki Byakuya, Wilhelmina Carmel y Allen Walker
Mi frase más dicha:: Bankai...

MensajeTema: Re: Zero no Tsukaima-Maho no Hoshi   Jue Sep 11, 2008 1:44 pm

II – Rivalidad

Academia mágica de Tristain

Saito, Louise, Hagen y Schala se encuentran ante el director de la Academia, que se limita a fumar una pipa mientras discuten la nueva situación.
-Ya la reina Henrietta me puso al tanto de la situación; no habrá problema en que ustedes dos sean admitidos como huéspedes en nuestro recinto. –Explica amable el anciano.
-Muchas gracias, director. –Agradece Louise, reverenciando. Saito mira de un lado a otro y decide imitarla. Hagen permanece indiferente mientras Schala aún parece un poco tímida.
-… Muchas gracias, señor director. –Agradece la peliceleste, a lo que el viejo se limita a sonreír.
-No hay de qué; siempre es bueno colaborar con la reina Henrietta y con la señorita Valliere.
-Si. –Responde ella; todos se dan la vuelta y salen de la habitación. El ratón familiar del viejo trepa a su escritorio y llega a su oreja a contarle su detallado reporte.
-¿De fresitas? Me esperaba algo un poco más místico…

++++++++

Albion –Continente flotante

La reina de Albion examina junto con un grupo de magos negros (black mages), algunos documentos y registros concernientes a las runas de familiares como las que Saito tiene en su mano y ella tiene en su frente. En la mesa hay un collar parecido al que Schala lleva en su cuello, pero sin ningún brillo.
-¿Estás seguro de esto? –Le pregunta interesada a uno de ellos.
-Sin duda, mi reina. Según el espía que tenemos en Germania, una joven con runas de familiar fue vista acompañando a un caballero místico saliendo de Germania. Por el rumbo que llevaban, presumiblemente se dirigieron a Tristain. El caballero fue identificado como Hagen Schneider, uno de los más jóvenes en ordenarse como caballero místico de su reino.
-Esto está cada vez más interesante… pensaba que ese tal Saito y yo éramos los únicos; pero cada vez aparecen más familiares humanos. –Se refiere a unos dibujos de los rostros de Terra y Celes que están sobre la mesa.
-¿Qué debemos hacer? ¿Buscar y encontrar a esa joven familiar?
-No. Dejemos que Tristain maneje esta situación; seguramente se harán notar en el momento menos pensado, entonces intervendremos.
-Como usted diga.
La malvada pelinegra toma entre sus manos el gastado pendiente que tiene en su posesión mientras las runas de su frente brillan como si estuviesen activadas.
-Esto será interesante para ti, Saito. –Sonríe calculadora.

+++++++++

Louise se ha separado de Saito y se encuentra en las escaleras que dan al jardín, acompañada de Hagen, quien también ha dejado sola a Schala por un momento y se dedica a beber agua de la fuente, mientras la señorita Valliere lo observa con los brazos cruzados.
-Si tienes sed o hambre podrías entrar a comer a la cafetería, no hay necesidad de venir a beber de la fuente. –Invita cordial, pero es ignorada por el caballero, que sigue bebiendo.- Hmm… ¡¿acaso no me estás escuchando?!
-Te oigo, señorita Valliere; pero no tengo interés alguno de depender de ustedes en ningún aspecto. Ya bastante tienen con cuidar de Schala, y es algo que les agradezco; pero por mí, paso.
-Hagen…
-Además, en este lugar seguramente solo sirven comida de señorita. –Se burla terminando de beber y limpiándose la boca. Louise infla las mejillas ante el comentario.
-¿Comida de señorita?
-Y de perro, por supuesto; de lo contrario tu familiar ya se habría muerto de hambre. –Se burla pasándola de largo. Louise se queda detenida ante los comentarios de su huésped.
-No tienes derecho a hablar así de Saito. No lo conoces, ni tienes familiaridad con él. –Lo reprende molesta.- La única que puede hablar así de Saito soy yo, porque soy su ama; cualquier otro deberá guardar el respeto que un familiar de Valliere se merece. –Explica definitiva.
-… Tus ojos… son los ojos de alguien que cree en lo que dice. No me meteré con tu familiar si él no se mete conmigo, Louise de la Valliere.
-¡Miss Valliere para ti! –Lo regaña dándose la vuelta, pero al hacerlo se tropieza y cae hacia delante, siendo atrapada por los brazos de Hagen, que la abraza con suavidad para protegerla. La joven se queda sonrojada mientras es sujetada por él.
-¿Se encuentra bien, Miss Valliere? –Se burla superior. Louise de inmediato se incorpora y lo empuja hacia un lado, dándole la espalda y alejándose de él, sin perder el rubor en sus mejillas.
-Espero que no olvides lo que has dicho, Hagen Schneider. –Le dice antes de irse. Hagen la mira alejarse con ojos que no aciertan a ser gentiles o severos.

+++++++++

-Y esta es la cocina, la verdad es un lugar mucho más acogedor que donde comen los estudiantes de la escuela, se está mucho más en confianza, ya lo verás conforme pase el tiempo. –Le muestra Saito a Schala desde la entrada del local, de la cual Siesta va saliendo cargada con una canasta de panes.
-Una cocina… tienes razón en que es un lugar muy acogedor. –Responde Schala, mostrando confianza hacia Saito, que la mira sonriente.
-Pero si es Saito-san. –Saluda Siesta, mirándolo contenta pero haciendo un gesto de malestar disimulado al ver a Schala junto a él.
-Hola, Siesta. Te presento a Schala; ella se va a quedar unos días con nosotros.
-Schala…-san… mucho gusto, mi nombre es Siesta y soy una de las encargadas de las labores aquí en la academia. Siéntase en libertad de pedirme lo que necesite.
-Mucho gusto, Siesta-san; pero no es necesario que me trates con tanta formalidad… -Dice la joven.
-Pero no hay otra forma; por su aspecto es fácil decir que usted pertenece a la realeza. ¿De qué reino procede?
-Schala ha perdido la memoria y todavía no recuerda nada. –Explica Saito.
-Ya veo…
-Si. Así que no se si en verdad soy una princesa, o una bruja o quizás una simple plebeya… no lo se… -Baja la mirada y vuelve a tocar su pendiente, buscando seguridad.
-Descuida, Schala, ya verás que pronto recuperas la memoria. –La apoya Saito, poniéndole una mano en el hombro y abrazándola de lado, como símbolo de confianza. Ella se deja abrazar y se apoya en él, ruborizándolo y poniendo celosa a Siesta, que aprieta fuerte la canasta que lleva. Louise también va llegando y ve la escena, ambos muy juntos y ella cerrando los ojos junto a él. Sus ojos se cubren con sombra y brillan intensamente.
-Perro pervertido… no puedo dejarte solo ni un momento porque ya estás coqueteando con cuanta mujer tienes enfrente….
-Miss Valliere… -La llama Siesta. Schala la mira extrañada mientras Saito se despega de ella y comienza a dar pasos hacia atrás, aterrado.
-No, Louise, la verdad yo solo…
-… Ni siquiera perdonas a alguien a quien la propia reina Henrietta nos encomendó encarecidamente cuidar… pero qué va, tu ni a la propia reina respetas… eres solo un perro degenerado… mientras tengan pechos grandes están bien para ti, ¿no es así? -Musita como zombi mientras da pasos hacia el frente, con la varita desenvainada y tirando chispas eléctricas por todas direcciones.
-Louise-chan… Louise-san… Louise-sama… de verdad que…
-¡¡¡¡ERES UN PERRO TONTO Y LIBIDINOSO!!!! –Grita alzando su vara y preparándose a lanzar un relámpago eléctrico en su contra, a lo que él solo puede reaccionar acurrucándose en el piso y tapándose la cabeza con las manos, cerrando los ojos y esperando el impacto.
-¡¡¡¡AAAAAAAAHHHHH!!!! – Grita asustado mientras Siesta cierra los ojos, impotente; pero son interrumpidos por Schala, quien, preocupada por Saito, se atraviesa arrodillada entre él y Louise, estirando las manos hacia los lados para protegerlo, mirándola suplicante.
-¡¡Por favor!! ¡¡perdona a Saito-sama si te ha ofendido!! ¡¡todo esto ha sido mi culpa, Valliere-dono!! ¡el solo quería hacerme sentir en confianza en este palacio! –Ruega por él ante una atónita Louise, que no puede parar su ataque, explotándose ella misma, de paso manchando de humo a Schala y a Siesta.
-Schala-san… -Musita Saito, sorprendido. Luego hace cara de terror al imaginar la posterior ira de Louise ante este suceso.
-Au… -Profiere Louise exhalando humo. Tanto Schala como Siesta tienen el cabello hecho hacia atrás por la fuerza de la explosión.
-¡¡Por Dios, Valliere-dono!! ¿Se encuentra bien? –Se pone de pie e intenta ayudarla, pero Louise de inmediato sale del trance y trata de permanecer ecuánime ante ella.
-Descuida, estoy bien. Disculpa tu si te hice pensar que estaba ofendida, pero… bueno… la verdad… -Se traba mientras busca las palabras para justificar sus acciones.
-Es verdad, discúlpanos, Schala-san, hay comportamientos que pueden llegar a ser muy difíciles de entender. –Agrega Saito caminando hacia ellas y sacudiéndole el rostro a Louise, que se ruboriza levemente.- ¿no es así, Louise?
-Son asuntos de amo y familiar. –Agrega la pelirrosada.
-Amo y familiar… -Repite Schala.- Pero Hagen nunca me ha atacado…
-No, no, es que… -Niegan con las manos ambos, tratando de explicar sus inusuales costumbres.
-Es que esa es la manera más fácil para Miss Valliere de demostrar sus sentimientos. –Interviene Siesta.
-… Creo que entiendo. De cualquier manera, disculpa si he causado un altercado entre ustedes, no quiero ser una molestia para nadie.
-Está bien. Louise, seguiré mostrándole el lugar a Schala, ¿te parece bien? –Le informa Saito a su ama, con un tono ligeramente alterado en su voz.
-… Bien. –Responde malhumorada dándole la espalda.- Haz lo que quieras, hablaremos por la noche en nuestra habitación. –Se retira a pasos largos. Schala intenta correr hacia ella para disculparse nuevamente, pero Saito la detiene por el brazo.
-Déjala, hablaré con ella más tarde. –Le dice tranquilo.
-Saito-sama… -Lo mira con ojos temblorosos.-… ¿Por qué?
-Porque no todos los días puedes conocer a alguien que comparte tu misma situación en un mundo desconocido… se que no tienes recuerdos, pero me gustaría hablar más contigo, Schala-san. Además, la reina nos encomendó protegerte, dejarte sola es lo último que deberíamos hacer, ¿no lo crees?
-Saito-sama… Valliere-dono es afortunada de ser amada por alguien como tú.
-¿Eh? –Profiere sorprendido.
Las palabras de Schala molestan a Siesta, que regresa a la cocina sin despedirse de ellos. La joven peliazul se limita a sonreír con los ojos cerrados.
-Bueno, será mejor que te muestre el resto, ¿vamos?
-Si. –Responde jovial. Saito la toma de la mano y la guía a través del pasillo de piedra.

+++++++++
Intermedio
ChibiLouise haciendo un conjuro de magia con su varita y su libro mientras ChibiSaito lava la ropa; ella hace una explosión con sus poderes y ambos quedan tirados para atrás, con una imagen de Louise apoyada en Hagen, mirándolo de reojo.

Cápsula informativa
Viene caminando Julio en un salón de clases, saca un apuntador y señala a la pizarra. Hay carteles con la imagen de Saito y los demás puestos por todos lados.
-Hoy aprenderemos sobre algunas clases de trabajos que se adaptan a los personajes de esta aventura. Llamaremos “trabajo” a las habilidades particulares que determinan las capacidades de cada personaje.
El caballero; bueno en peleas con armas, de alta resistencia, poder y velocidad, como Saito o Anies. –Salen escenas de ellos en la pantalla.
Mago negro; usan magia elemental para el ataque. Aquí podemos mencionar a Gische, Tabitha y Kirche, entre otros. –Aparecen uno por uno en la pantalla.
Mago blanco; que tienen magia curativa y de refuerzo, como Montmorency.
Mago dimensional; que utiliza la magia del vacío y por ende es capaz de hacer hechizos dimensionales de tiempo y espacio. No esperaba menos de mi preciosa Louise.
Caballero místico; espadachines o caballeros que pueden utilizar magia en sus ataques. En esta clasificación está su servidor, y también ese tal Hagen, que últimamente está rondando mucho a Louise… -Hace cara de desconfianza.
Sacerdotisa; capaz de utilizar magia sagrada, y también blanca y negra, como Schala. Si yo no estuviera enamorado de Louise, iría por ella; pero me parece que ese asunto será más complicado… en fin, hay otros trabajos más que irán apareciendo más adelante, pero no hay que apresurarse. Hasta la próxima. –Se despide saludando con la mano.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Saulen
Ekusoshisto


Masculino
Cantidad de envíos : 77
Edad : 31
Localización : Panaderia Furukawa
Fecha de inscripción : 01/03/2008

Conóceme
Mi personaje Favorito: Shana, Lenalee Lee, Misaki Suzuhara, Kuchiki Byakuya, Wilhelmina Carmel y Allen Walker
Mi frase más dicha:: Bankai...

MensajeTema: Re: Zero no Tsukaima-Maho no Hoshi   Jue Sep 11, 2008 1:50 pm

Fin del intermedio
Una imagen de Saito con el puño cerrado mostrando sus runas de familiar, Schala junto a él con las manos juntas, rezando, mostrando también sus runas en la misma mano que él.

+++++++++

-…En ese instante… -Repite Louise, recordando el momento previo a la descarga eléctrica, cuando Schala se interpuso entre ellos.- Puede que solo fuera un juego, pero sentí que mi magia rebotó hacia mi… hubiera podido detener el ataque, pero de alguna forma esa energía se volvió en mi contra… -Recuerda mirando su vara mágica mientras camina.- Schala… -Nuevamente revive ese instante; se da cuenta de que las runas de familiar del brazo de Schala brillaron imperceptiblemente en ese instante.
-¿Te encuentras bien, Louise? –La encuentran Gische y Montmorency.
-No tienes buena cara, Louise. –Dice la rubia.
-Yo… -Mira a sus amigos y trata de parecer indiferente.- Claro que estoy bien, no me importa nada que un perro degenerado esté paseándose por ahí con otra chica. –Dice despectivamente mientras los pasa de largo.
-¿Saito? –Preguntan ambos. Gische se asoma por la ventana del pasillo y mira a Saito y a Schala caminando el uno al lado del otro, conversando alegremente.
-Vaya; esta vez debo reconocerlo, Saito… esa flor es la más hermosa que ha visto nuestra escuela en mucho tiempo… -Recita el rubio tomando una rosa entre sus manos mientras mira a Schala.
-Hmm… -Escucha el sonido de malestar de Montmorency. Cuando vuelve a mirarla, tanto ella como Louise están respirando furia mientras lo miran dispuestas a atropellarlo.
-… Pero por supuesto que ninguna podría compararse a tu belleza, mi querida Montmorency… -Intenta reparar su error, sudando del terror. A lo lejos, la pareja de familiares escuchan la explosión de luz que sale del pasillo del edificio, seguido por el aullido goofiesco (yahouhouhoi!) del rubio mago de la tierra volando por el cielo.
-¿Qué fue eso, Saito-sama?
-Ah, no es nada; ese tipo de cosas pasan todo el tiempo por aquí.
-Ohh…

+++++++++++

Hagen está terminando de ensillar un dragón en la plataforma del tejado de la academia. Ha reunido una bolsa de provisiones y algunas armas, disponiéndose a partir. Antes de irse, dirige una mirada hasta donde están Schala y Saito, fijando sus ojos en la joven.
-Schala… aquí estarás segura. –Sonríe levemente disponiéndose a abordar, pero es interrumpido por un disparo de bala, el cual logra esquivar con facilidad, pero que lo obliga a bajarse de la montura y caer al piso.- ¡¿Quién es?! –Pregunta empuñando su espada. Frente a él está Anies, que lo mira severa.
-Me parece que estás abusando de la hospitalidad de Valliere-dono y Saito al robarte un dragón de la academia, Hagen Schneider. –Saluda la guerrera rubia.
-Robar es una palabra muy fuerte, capitán de la guardia real. –Saluda el flagrante.- Solo hacía un pequeño préstamo.
-¿Qué es lo que pretendes? La reina Henrietta fue muy específica en sus órdenes al dictar que ustedes permanecieran en este lugar.
-¿Y es por eso que manda a su brazo derecho militar a vigilarnos? –Interroga indignado.
-Puede que previera una situación como esta… deserción…
-Pues lo siento, pero como verás, no estoy en la disposición de acatar las órdenes de tu reina. En cuanto a desertar, lo único que pretendía hacer era aceptar que cuidaran de Schala, pero si ese es el caso, creo que tendré que buscar otras alternativas.
-Hagen… Hm. –Se pone en guardia sacando su sable. Hagen acepta el desafío y saca su espada desenvainándola lentamente y apuntándola hacia ella.
-La clase caballero nunca podrá vencer a la clase caballero místico. No me contendré si insistes en luchar contra mí, ya que tengo dos objetivos en los qué pensar. –Dice recordando a Terra y Celes.
-¡Ya veremos si es así o no! ¡¡¡AAHHH!!! –Se abalanza sobre él lanzando un golpe de sable, a lo que él se defiende interponiendo su espada derecha y resistiendo con una sola mano a su ataque, mientras que con la otra se prepara para sacar su segunda espada. Anies retrocede dando un salto sobre sí misma y responde disparando su pistola hacia él, quien desvía todas las balas con su arma.
-Magia de fuego… salamandra ceremonial. –Invoca una espiral de fuego en forma de serpiente que rodea su espada, luego la clava en el piso y la entierra liberando un círculo de luz a su alrededor. La soldado retrocede un paso mientras Hagen la mira triunfante. Sin darle tiempo, libera su técnica y una serpiente de fuego la ataca golpeándola de frente y arrojándola de la azotea. Al darse cuenta intenta detenerse y extender su mano para ayudarla, pero ya es muy tarde.
-¡¡¡AAAAHHH!!! –Grita envuelta en llamas mientras cae. Saito, que aún estaba en el jardín junto con su acompañante, se da cuenta, empuña a Delfinger, activando su poder de Gundalf y sale corriendo a socorrerla. Schala no se queda atrás, cierra los ojos y hace brillar su pendiente, mismo que reacciona con su runa de familiar, activándola. La joven maga extiende los brazos y forma una corriente de aire alrededor de Anies, que extingue el fuego y la hace caer suavemente al piso, como una pluma.
-¡¡Anies-san!! –Llega Saito a socorrerla. Luce un poco quemada, pero solo superficialmente.
-Saito… es Hagen Schneider… -Le informa levantándose. Saito se queda sorprendido ante la noticia y en seguida mira hacia el techo, donde distingue a Hagen asomado a la orilla, mirándolos.
-Hagen…
-¡¡Saito-sama!! –Llega corriendo Schala junto a ellos. Al mismo tiempo, Louise, Montmorency, Gische, Tabitha y Kirche, que escucharon el estruendo, llegan corriendo al lugar, junto con la mayoría de los alumnos.
-¡¡Saito!! –Lo llama Louise.
-¡Louise! ¡Es Hagen! ¡Quiso matar a Anies! –Le advierte su familiar, molesto.
-¿¡Eh!? –Profiere sorprendida.
-Quiere… escapar… -Informa la herida. En ese instante distinguen al dragón robado despegando de la azotea, cabalgado por Hagen, que hace círculos en el aire y luego desciende en picada hacia ellos, dispersando a la multitud con su aterradora forma de volar.
-¡¡Ahí viene!!! –Advierte Kirche, todos se arrojan al suelo menos Saito, que da un salto volador para encontrarse con él; sin embargo, es repelido por una invocación de relámpago de su espada izquierda.
-¡¡Saito-sama!! –Lo llama Schala, invocando otra vez su magia y protegiendo a Saito, ahora en una burbuja de agua.
-Agua… -Dice Louise al ver el fenómeno, pero su asombro se transforma en sorpresa cuando Hagen pasa atrapando a Schala para huir de la Academia.
-¡¡Schala-san!! –La llama Saito. La joven no puede resistirse a su recuperación, mientras el caballero se eleva nuevamente en el aire junto con ella.
-Perdóname, Schala, pero las cosas se salieron de control muy rápidamente… me hubiera gustado dejarte aquí. –Mira hacia abajo, sus ojos reflejan a Louise.
-Hagen… -Lo mira confundida. Mientras, Saito, rompe la burbuja de agua y cae al piso, de inmediato corriendo hacia el Zero Fighter para perseguirlos. Sube a la máquina y esta comienza a moverse, al instante en que es interceptado por Louise, que se sube a un ala y se sienta en el asiento trasero.
-¡¿Louise?!
-Eres un perro tonto si crees que harás esto sin tu ama.
-… Louise… -La mira feliz de que lo apoye. Louise le sonríe; luego ambos miran hacia el frente y su avión despega para perseguir a su oponente. En tierra, Tabitha ha convocado a su dragón Griffin para seguirlos, ella va en las riendas y detrás de ella suben Kirche y Gische, mientras Montmorency se queda atendiendo las heridas de Anies.
-¡Ten cuidado, Gische! –Se despide Montmon saludándolo con la mano.
-¡Lo tendré, querida Montmorency! –Se despide con una rosa.
-Por Dios, Gische… hay momentos para cada cosa, como cuando nadie los está viendo. –Lo regaña Kirche.
-Oh, Kirche, si el amor tuviese limitaciones, entonces su majestuosidad sería menor a la mía.
-… Claro…
-Hay que darse prisa. –Los llama Tabitha. Su dragón persigue a los dos principales que ya se han adelantado. En el frente, el Zero Fighter intercepta al dragón de Hagen, cortándole el paso volando en curvas al frente de él.
-Saito-sama… Louise-san… -Los reconoce Schala. Hagen hace cara de molesto y hace que su dragón vuele hacia arriba.
-¡Saito! ¡Debemos derribarlos! –Le urge Louise.
-¡No podemos! ¡Las balas podrían lastimar a Schala-san!
-¡Entonces usaré la magia del vacío! ¡de seguro puedo hacer algo que los haga aterrizar sin lastimarlos!
-¿¡Estás loca!? ¡la magia del vacío es muy peligrosa! –Le advierte preocupado.- ¡Podrías hacerte daño!
-¡No queda opción! No puedo permitir que ninguno de ellos salga lastimado… -Piensa determinada. Los anillos de runas grises comienzan a formarse alrededor del avión mientras Louise está de pie con la cabina descubierta, reuniendo la energía para la invocación.
-Esa magia… el vacío… ¡¡¡¡No, no lo hagas!!!!! –Dice Hagen, asustado, volando de frente hacia ellos. Mientras eso sucede, Tabitha, Gische y Kirche finalmente los han alcanzado. Logran ver el dragón de Hagen enfrentándose de frente al Zero Fighter, que vuela directo hacia ellos.
-¡¡Van a estrellarse!! ¡¡Darling!! –Grita Kirche.
-¡¡¡No uses la magia del vacío!!!! ¡¡¡Vas a invocarla!!!! –Grita Hagen.
-¡¡¡Esta loco!!! ¡¡Está volando hacia nosotros!! ¡¡Louise!!! –Le dice Saito.
-¡¡Está listo!!! –Celebra la pelirrosada cerrando los ojos e invocando finalmente el poder del vacío sobre ella, el cual disipa el aire alrededor del dragón, quitándole la habilidad para volar y haciéndolo caer, dejando de paso semiinconscientes a Hagen y Schala.
-El poder… del vacío… Leena… -Musita Hagen. El pendiente de Schala comienza a brillar haciéndola sufrir.
-¡¡Aah…!! –Se retuerce mientras su joya resplandece. Del vacío formado sobre Louise para realizar su ataque, una mano de demonio negra aparece como si hubiese usado ese vacío para salir, sorprendiendo al familiar de Cero y a su dueña.
-¡¡¡¿¿¿Qué rayos es esa cosa???!!!!! –Grita Saito, sorprendido. El brazo se extiende y como si fuera un árbol le brotan más ramificaciones que lo estiran, se da la vuelta y de un arañazo hace pedazos al Zero Fighter, lastimando de paso a Louise y a Saito.
-¡¡¡Louise!!!!
-¡¡Saito!!!! –Los llaman sus amigos. Tabitha intenta acercarse con su dragón, pero la cosa vuelve a moverse lanzando una onda de viento que los aleja. El brazo atrapa a Louise, evitando que caiga al aire.
-¡¡¡Saito!!!! –La llama ella, sintiéndose quemada por el fuego negro que irradia la cosa maligna que la sujeta.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Saulen
Ekusoshisto


Masculino
Cantidad de envíos : 77
Edad : 31
Localización : Panaderia Furukawa
Fecha de inscripción : 01/03/2008

Conóceme
Mi personaje Favorito: Shana, Lenalee Lee, Misaki Suzuhara, Kuchiki Byakuya, Wilhelmina Carmel y Allen Walker
Mi frase más dicha:: Bankai...

MensajeTema: Re: Zero no Tsukaima-Maho no Hoshi   Jue Sep 11, 2008 1:52 pm

-¡¡¡Louise!!! –Responde Saito, empujándose con Delfinger lanzando un impacto de aire hacia el piso y volando hacia ella. Del brazo principal salen varios brazos delgados que intentan detenerlo, pero logra cortarlos todos de un solo golpe y logra alcanzarla.
-¡¡¡Saito!!! –Extiende su mano hacia él, quien con todo su esfuerzo intenta atraparla, pero se ve atravesado por uno de los dedos, que lo empala como si fuese un pincho de carne a través de su pecho. La escena se congela para ambos, mientras las lágrimas de Louise brotan de repente a borbotones.
-Lo…ui…se…
Al momento es atravesado por varias garras más, que le perforan los brazos, las piernas, el estómago, el cuello y el rostro, salpicando de su sangre a su joven amada, quien queda totalmente bañada por ella. Luego las garras lo sueltan y cae derrotado al vacío.
-Saito… -Musita con los ojos vacíos, incapaz de asimilar lo que acaba de pasar. –Saito… ¡¡¡¡¡Saito!!!!!!! –Reacciona e intenta zafarse de sus ataduras, sin embargo, no logra moverse ni un poco, mientras mira a su amado caer dejando un rastro de su sangre en el aire.- ¡¡¡¡¡¡SAITO!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!
-¡¡Darling!!
-¡¡Saito!! –Los llaman Kirche y Gische; pero el dragón de Tabitha aún no puede acercarse a ellos. En ese momento aparece frente a ellos Hagen, que logró recuperar el control de su dragón y voló hacia arriba para encontrarlos.
-¡Tu eres Hagen! –Lo reconoce Gische. Este responde arrojando a Schala sobre él, quien apenas reacciona a atraparla mientras el misterioso caballero se aleja embistiendo de frente al brazo que sujeta a Louise, el cual ha comenzado a volver al portal abierto por la magia del vacío, para llevarse a Louise junto con él.
-¡¡Debemos ayudar a Saito-sama!! ¡¡¡Saito-sama!!! –Les urge Schala en el mismo instante, quitándose de encima de Gische, activando sus runas de familiar al tocar su pendiente y saltando desde el dragón, como si volara, en picada a atrapar a Saito, que sigue en caída libre.
-¡Schala-san! –Dice el rubio.- ¿Qué es lo que está pasando aquí?
-Saito… ¡¡¡no puedes morir!!!! ¡¡¡Saito!!!! ¡¡¡Saito!!! –Llora Louise descontrolada, sus ropas están quemadas superficialmente y su cabello y rostro llenos de la sangre de Saito, sin que le queden fuerzas para luchar. Entonces Hagen llega hasta ella, salta de su dragón y con su espada izquierda invoca la magia relámpago y la clava en el brazo demoniaco, lanzando un espectáculo de luces a su alrededor haciendo que se escuche el mutante rugido de dolor de la criatura del otro lado del portal.
-¡¡¡¡No la devorarás!!!! ¡¡¡aún tengo asuntos con ella!!!! -Regaña Hagen. Louise solo percibe su valiente figura luchando por defenderla, medio inconsciente por el shock de lo sucedido a Saito. Finalmente su rescatador logra cortar de tajo el brazo y atrapar a Louise entre los suyos; sin embargo, la extremidad explota sacándolos de balance, la magia del vacío invocada se contrae y luego explota atrayendo hacia ella todo a su alrededor, incluyendo a Hagen y a Louise; quien antes de perderse en el choque logra ver a Saito aún cayendo, tendiendo su mano hacia ella. Por unos segundos todo lo demás a su alrededor pierde toda importancia, solo quedando ambos, el uno en torno al otro.
-Louise…
-Saito… -Se miran ambos con lágrimas en los ojos. A eso le sigue el estruendo de la barrera del sonido alcanzándolos, haciendo desaparecer a Louise y al caballero místico de la vista de todos, lanzando una explosión de rayos de luz en diferentes direcciones. Solo la capa de Louise queda flotando llevada por el viento, cayendo por el aire hacia la tierra. Schala logró atrapar a Saito y con ayuda de su pendiente invocó ramas de árboles que se extendieron bajo sus pies para que su caída fuese lo más cómoda posible.
-Saito-sama… perdóname… -Llora Schala junto a él. Luego levanta la mirada hacia el lugar donde Louise y Hagen desaparecieron.- Louise-san… Hagen… -Repite preocupada; luego vuelve con Saito y con sus poderes comienza a detener sus hemorragias para que no muera. Está lleno de agujeros que lo atraviesan y cortadas por las que la sangre se le escapa rápidamente. La joven peliceleste se enfoca en curarlo mientras éste solo mira al cielo pensando en Louise antes de perder la consciencia.
-Lo…uise…
-Saito-sama… -Llora Schala mientras lo atiende. Detrás de ella aterrizan sus amigos, que también llegan a socorrerlos. La capa de Louise cae en las manos de Kirche, que con tristeza mira al cielo, pensando lo peor.
-Louise la Cero…
-¡No hay tiempo que perder! ¡¡debemos ayudar a Saito-sama!! ¡¡¡traigan ayuda, por favor!!! –Suplica Schala, luego pierde la consciencia y queda acostada junto a Saito luego de usar sus poderes para detener el sangrado, aún a pesar de su débil estado.
-¡Tabitha! ¡debemos llevarlos a la academia! ¡Gische, ayuda a subirlos a ambos! –Les dice Kirche, aguantando las ganas de llorar. A los pocos momentos el Dragón familiar de Tabitha sale volando de vuelta hacia la academia, llevando herido de gravedad a Saito y a Schala drenada de su energía. Kirche lleva sus manos en el ojo de Saito, que todavía sigue dejando correr un poco de sangre.- Resiste Darling, resiste… -Le dice mientras a su lado mantiene la capa de Louise.

-Así que Hagen y la enana del vacío desaparecieron…
-Tsubasa-sama estará interesada en oír esto. –Dicen entre ellas Terra y Celes, habiendo observado la pelea desde lejos. Luego desaparecen con ayuda de su magia.

En medio de un canal intermitente de luz y oscuridad, Louise cae sin control, sujetándose la cabeza para soportar la tensión de no estar en ninguna parte; aún permaneciendo al lado de Hagen.
-Saito… ¡¡¡¡Saito!!!!! –Grita la maga dimensional antes de perderse en la oscuridad.
-…Louise… -Repite Saito, sintiéndola, aún de camino a la Academia. El dragón de Tabitha vuela con la luz del sol, perdiéndose en el atardecer…

(Continuará)

Gracias por leer, jeje, pronto subiré Advent...
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Sakura Zala
ZeroTai Taicho


Femenino
Cantidad de envíos : 309
Edad : 29
Localización : Tomoeda
Mi Favorito :
Fecha de inscripción : 28/02/2008

Conóceme
Mi personaje Favorito: Zero, Lelouch, Suzaku, Sasuke, Shaoran, Tomoya, Setsuna F. Seiei...son muchos n.n
Mi frase más dicha:: Kawaii!!!

MensajeTema: Re: Zero no Tsukaima-Maho no Hoshi   Jue Sep 11, 2008 1:57 pm

Dios!!!!!
Saito!!!!!!!

Wow, esto está genialísimo!!!!!!, me encanta, pobrecito mi Saito...es tan Kawaii!!! jajajaa
que macabara soy n.nU

Espero lo continues pronto!!!, te presionaré para que así sea n.n

Me encanta Hagen!! (que estoy diciendo)...

Y Schala...kono yaro...Konoe Fumina no Futagu...

Matta ne!

_________________


Seguidora de la doctrina Kawaiichi...
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://buenosfics.superforo.net
Meyrin
Maho Shojo


Femenino
Cantidad de envíos : 194
Edad : 28
Localización : Aldea del Trueno
Fecha de inscripción : 19/04/2008

Conóceme
Mi personaje Favorito: Sasuke Uchiha
Mi frase más dicha::

MensajeTema: Re: Zero no Tsukaima-Maho no Hoshi   Miér Sep 17, 2008 2:39 pm

Para ser sincera no he visto ese anime, aunque ya he leído que muchos sí, pero con la introducción de estos dos capis, ya tengo más que suficiente las ganas para seguir leyendo y enterándome de que trata. Pero como todos tus fanfics este también me gusto mucho, y me dejaste con ganas de leer más. Esta muy intrigante el desenlace del paradero de Louise y Hagen en la dimensión a la que fueron arrastrados por la magia de Miss Valliere.

Y Sakura, yo también haría lo mismo, pero lo mejor seria dejar que se inspire tranquilito, sino no queremos que tarde mucho, eh?

También estaré al pendiente de la actualización de este, espero no me dejes con la duda al igual que… todos los que empezaste en estos últimos meses, jeje. (Cerezos de Fuego, Fullmetal Shinobi, Survivor Anime, El gatito de Sasuke, etc…. Y los que estarán por venir, que no se escaparan de mis manos).

¡Actualiza pronto! Please!

¡Cuídate!
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Soma Peries
Sannin
Sannin


Femenino
Cantidad de envíos : 109
Edad : 27
Localización : Cerca de Allelujah
Mi Favorito :
Fecha de inscripción : 27/03/2008

Conóceme
Mi personaje Favorito: Allelujah, L, Amuro, Camille, Spike, Zero, Habaek entre otros
Mi frase más dicha::

MensajeTema: Re: Zero no Tsukaima-Maho no Hoshi   Miér Sep 17, 2008 4:58 pm

Wow si es cierto Saulen, ya estas como yo, ya te comprometiste con muchos fanfics xDD
Ahi te deseo suerte y no vayas a dejar ninguno.
Saludos

p.d. nomas queria comentar eso xDD
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://www.livejournal.com/community/eracosmica
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Zero no Tsukaima-Maho no Hoshi   Hoy a las 5:18 pm

Volver arriba Ir abajo
 
Zero no Tsukaima-Maho no Hoshi
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» Through the years and far away ~ Hoshi no Koe OVA
» Proyecto Zero no Tsukaima [Capitulo 1 Listo en la Página 1]
» Zero No Tsukaima Fandub Latino ***Capitulo 12 Nuevo**
» Trailer Hoshi o Ou Kodomo(fandub Latino)
» Sabishi (One-Shot)

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Buenos Fics :: tu espacio :: Publica tu fic!-
Cambiar a: