para los que les gusta escribir
 
ÍndicePortalGaleríaRegistrarseConectarse

Comparte | 
 

 TROYA SEED

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
Ir a la página : Precedente  1, 2
AutorMensaje
Zeruel
Ninja clase S


Cantidad de envíos : 229
Fecha de inscripción : 18/04/2008

MensajeTema: Re: TROYA SEED   Vie Oct 03, 2008 10:47 am

Gil (rostro de sorpresa): ¿Qué?

Kira (voz y mirada seria): No voy arriesgar más mi vida ni la de mis hombres, por un Rey que no vale la pena, y solo piensa en sus propios fines egoístas.

Gil (levantándose de su trono y con tono furioso): Sabes lo que estas diciendo, podría hacer que te encerraran por traicionar a tu país y asesinar de un oficial militar o algo mucho peor.

Kira (tono amenazador): Pues hazlo que esperas, sabes que si algo extraño me pasa, corres el riesgo de que los demás jefes militares podrían abandonarte y entonces si todos tus sueños de dominación se vendrían a bajo, o me equivoco Gil.

Kira decía la verdad, una verdad que le costaba mucho a Gil admitir, pero tenia que hacerlo si quería que evitar que al situación se pusiera más y más controversial.

Gil (tono calmado): Esta bien Kira, puedes marcharte cuando quieras, pero te si tratas de alguna forma estropear mis planes, no seré mas benevolente contigo y los tuyos

Kira: ¿Qué quieres decir con eso Gil?

Gil: Digo que seria una pena que algo le pasara a tus soldados, o tú linda noviecita troyana.

Al escuchar tal amenaza contra Lacus, Kira se abalanzo de inmediato contra Gil, desenfundando su espada y apuntándola contra el pecho descubierto del monarca, esta acción, llamo repentinamente la atención de los guardias del Rey, quienes rodearon en gran numero al héroe como si fueran abejas a un panal.

Kira (tono y mirada amenazadora, pese a estar en la mira de los guardias del Gil): Te juro, que si llegas a tocarle un solo pelo a Lacus, o alguno de mis amigos, antes de que cientos de tus soldados me abaten, tendré el privilegio de ver rodar tu cabeza por el suelo, maldito asesino.

Gil al verse en tal desfavorable situación, no tuvo mas remedio que ordenar a sus hombres bajar las armas y dejar partir a Kira, quien no tardo ni perezoso dejo en recinto, sin emitir alguna otra palabra, ante la expectación de todos los ahí presentes.

Al salir Kira, el Rey dijo lo siguiente a sus hombres:

Gil (gritando y con tono furioso): Largo, que no oyeron, largo de aquí inútiles, quiero estar solo.

Una vez completamente solo, Gil se sentó de nuevo en su trono y meditando en silencio pensando profundamente sobre los sucedió hace unos momentos, se dijo así mismo:

Gil (pensando): Es más peligroso que nunca, ahora, debo encontrar la manera de deshacerme de él sin que cause sospechas, ya que de lo contrario podría perder la guerra de Troya y con ellos todas mis ambiciones.

Kira regreso de inmediato a su campamento donde una ansiosa y curiosa Lacus lo esperaba a las puertas de su tienda y dibujando una bella sonrisa en su rostro ella le pregunto:

Lacus (rostro de curiosidad): Kira, te estuve buscando toda la mañana, adonde te fuiste tan temprano, me preocupaste.

Kira (voz serena y sonriendo): Lo siento querida, necesitaba salir un momento y meditar en mis ideas, eso es todo.

Lacus (tono amable y sonriendo): Esta bien, pero me imagino que después de todo ese pensar y caminar por ahí, te habrá despertado el apetito, así que por que nos vamos a comer, te prepare mi especialidad, estoy segura que te encantara (tomando a Kira del brazo y caminando juntos dentro de la tienda)

Kira: Eso suena genial.

Entre tanto los constantes ataques a los muros de la ciudad continuaron por lo menos 2 días más, siendo interrumpido al día siguiente, debido a una fuerte tromba que cayó sobre en el lugar. Esta situación fue como un balde de agua fría para el Rey Gil, quien muy a disgusto suyo no tuvo más remedio que esperar a que las condiciones mejoraran para proseguir con su plan de ataque, mientras que para los troyanos, esta lluvia significo un breve respiro, a su tan desfavorable situación, que aprovecharon para reunirse de nuevo en una asamblea general en la sala del trono, para discutir sobre las medidas a implementar para salvaguardar su ciudad de los griegos.

Senador 1 (tono serio): No se cuanto más podremos aguantar esta situación. Nuestra ciudad ha estada bajo sitio casi más de un mes, y el empeño de los griegos por destruir nuestros muros no has desmerecido ni un poco, pese a la valiente resistencia que han mostrado nuestros soldados.

Senador 2: Nuestras muros presentas graves daños en su estructura, y nuestros hombres no pueden repararlos a tiempo, debido a los constante de sus ataques de artillería.

Senador 3: Y para el colmo, debido a las situaciones metereológicas actuales, nos hemos visto en la penosa necesidad de detener momentáneamente el plan de evacuación de los ciudadanos, dejando a miles de inocentes en peligro de sufrir lo embates del enemigo.

Senador 4: Pienso que deberíamos considerar la idea de intentar negociar de nuevo con los griegos, piénsenlo detenidamente por favor señores, con el Rey Uzumi indispuesto para dirigirnos, ¿creen que podremos resistir más esta situación?

Senador 5 (mirada y tono molesto): Lo que esta usted proponiendo es hablar de rendición, y eso es algo en lo que ni el Rey Uzumi ni yo, lo apoyaríamos, ya que preferiría morir, antes que redimirme bajo el yugo de esos asesinos.

Y así la conversación continua acalorándose más y más, antes que en un alarde de autoridad el príncipe Arthur, único miembro de la familia real, expreso a todos los presentes lo siguiente:

Arthur (mirada y tono serio): Señores ya esta bien de discutir entre nosotros, estoy plenamente conciente de que nuestra situación es delicada mas no desesperada, así que demos pensar de serenidad y no dejarnos guiar por nuestras absurdas conjeturas. Debemos pensar en un nuevo plan de ataque y aprovechar estos momentos de receso para prepararlo todo y resulta que ya he pensado en uno que podría darnos una gran ventaja sobre nuestros adversarios.

Y así Arthur procedió a explicar detenidamente su plan a los senadores y jefes militares, para comenzar con los preparativos lo más pronto posible y darle a su pueblo así esa luz de esperanza que necesitaban y que hace mucho tiempo habían comenzado a olvidar.


CONTINUARA….
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Zeruel
Ninja clase S


Cantidad de envíos : 229
Fecha de inscripción : 18/04/2008

MensajeTema: Re: TROYA SEED   Sáb Oct 04, 2008 11:33 pm

Capitulo 12

“ADIOS, AUN HERMANO”

Después de terminar de explicar su plan para contraatacar al ejército griego, y que este fuera aceptado claramente por todos los miembros del Parlamento Arthur fue a ver su hermano Shinn, quien se encontraba aun reposando en su cuarto de la heridas sufridas en el anterior combate con Jibril.

A entrar en su habitación, Arthur pudo apreciar a su hermano en compañía de Stellar, quien trataba de darle de comer de su mano, como si fuera aun un niño pequeño, pese a que este esta casi recuperado de todos sus malestares.

Shinn (mirada y voz de inconformidad): Por favor cariño, ya te dije que estor muy bien y puedo comer yo solo, no es necesario que te molestes.

Stellar (tono mandón): De eso nada aun no te has curado del todo de tus heridas y el doctor me dijo que cuidara bien de ti hasta que te recuperes del todo, así que se un niño bueno y abre la boca.

Stellar le ofreció una cucharada de rica sopa y Shinn no pudo negarse a seguirle la corriente a su linda Stellar, pese a que no le agradaba esta situación algo embarazosa.

Shinn (abriendo la boca) Ahhhhh (tras beber algo de sopa) ummpp.

Stellar (sonriendo): Que tal verdad que esta deliciosa.

Shinn (sonriendo): Si esta exquisita amor.

En eso Shinn pudo apreciar a su hermano quien se había quedado al filo de la puerta para evitar interrumpir tan enternecedora escena.

Shinn (mirada y tono sorpresivo): Ah, Arthur, estas aquí hermano.

Arthur (Caminando hacia su hermano): Estoy bien Shinn, y tú ¿como te encuentras?

Shinn (sonriendo): Hoy me siento de maravilla.

Arthur: Me alegro, Shinn hay algo de lo que quisiera hablar contigo.

Shinn (rostro de extrañeza): Ah si.

En ese momento Stellar comprendió que su presencia en ese lugar no era requerida y antes de que alguno de los 2 le pediera que se retirar del sitio, ella prefirió irse por su cuenta diciendo:

Stellar: Ah si recordé que tengo que ir a ver Cagalli, me pidió que la ayudara a cuidar al pequeño Nicol, con su permiso me retiro.

Al salir Stellar de la habitación, Arthur dijo lo siguiente:

Arthur: Lo siento, no quise ser maleducado.

Shinn: Ah no te preocupes, Stellar sabe entender, además por tu mirada, esta claro que lo que tienes que informe es de suma importancia.

Arthur (rostro y tono serio): Así es, Shinn he propuesto un nuevo plan de batalla al Parlamento y este ha sido aprobado por todos los senadores, para tratar de remediar en algo nuestra situación, y así ganar algo más de tiempo para que nuestra gente abandone sana y salva la ciudad.

Shinn: Entonces crees, que nos hay alternativa alguna de poder salvar nuestra nación.

Arthur (mirada triste y voz seria): Lamentablemente como lo veo no, sólo será cuestión de tiempo para que los muros caigan y la ciudad sea asaltada por los ejércitos de Gil, nuestras fuerzas no podrán resistir, así que lo que haremos con este plan es emboscarlos en el momento que sean más vulnerables y hacerles el mayor daño posible a sus líneas de ataque y para retrasarlos, así poder salvar así el mayor numero de vidas posibles de nuestra gente.

Shinn (rostro y tono serio): Te entiendo hermano, pues bien dime cuando y como y yo estaré listo para ayudarte.

Arthur: Lo siento pero en esta ocasión no participaras Shinn.

Shinn (rostro y tono de molestia): pero por que no hermano, si yo también quiero luchar por nuestro pueblo, déjame luchar hermano te prometo que no te decepcionare.

En eso Arthur puso sus manos sobre lo hombros de su hermano y con tono suave y gentil le dijo:

Arthur: Yo se que puedes, pero te necesito para una tarea mucho más importante hermano, y es la de cuidar a nuestra familia, este plan podría fallar y quizás hasta llegue a morir en la batalla, por lo que necesito tener a alguien de mi plena confianza, para que apoye a nuestro padre en mi ausencia y pienso que no hay persona más indicada que tu Shinn.

Shinn (rostro de asombro por la palabras tan halagadoras de Arthur): ¡Hermano¡

Arthur: ¿Lo entiendes ahora Shinn?

Shinn (mirada y voz seria): Lo entiendo Arthur y créenme que por esas palabras, puedes confiar en mí.

Arthur (sonriendo): Lo se Shinn.

Shinn: ¿Cuándo planeas atacar?

Arthur: Todavía hay que preparar algunas cosas, pero será cuestión de 1 o 2 días, para que estemos listos.

Shinn: Ya veo.

Arthur: Ahora te explicare con lujo de detalles cual será la estrategia de combate que implementaremos.

Shinn: Bien te escucho hermano.

Y así Arthur comenzó a contarle a Shinn su plan, entre tanto en el campamento griego un pensativo Kira no podía conciliar el sueño, meditando sobre los acontecimientos de ese mismo día con Gil, mientras que su amada Lacus dormía placidamente a su lado, desconociendo la pena que aquejaba a su amor.

A la mañana siguiente, después de desayunar algo ligero, Kira ya mas tranquilo de su inquietud, le propuso a Lacus lo siguiente:

Kira: Lacus te gustaría dar un paseo por la playa.

Lacus (sonriendo): En serio, me encantaría.

Y sin más preámbulo ambos se fueron de paseo sin decir nada a nadie, caminando tranquilamente por la playa hasta llegar a la colina donde se encontraba el hermoso jardín de flores, donde nuestra joven pareja de enamorados se divirtieron como nunca.

Con el pasar de las horas, ambos decidieron descansar acostándose sobre el fresco césped, que aun guardaba en sus hojas el roció de lluvia del día anterior.

Mientras descansaban aplaciblemente abrazados el uno del otro, Lacus pronuncio estas palabras:

Lacus (tono suave y dulce, mientras reposaba sobre el pecho de Kira): Kira, dime ¿cual es tu sueño más anhelado en la vida?

Kira se sorprendido mucho por lo extraño del cuestionamiento pero eso no le impidió responderle.

Kira (rostro pensativo, mientras acariciaba tiernamente la cabeza de Lacus): Hum, veamos, antes tenia mucho grandes sueños, pero todos ya han quedado en el olvido y eso gracias a ti, por que tu me has hecho ver un lado que nunca pensé que existiera de la vida.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Zeruel
Ninja clase S


Cantidad de envíos : 229
Fecha de inscripción : 18/04/2008

MensajeTema: Re: TROYA SEED   Sáb Oct 04, 2008 11:34 pm

Lacus (mirada y tono de curiosidad): Y ¿cuál es?

Kira: Lo maravilloso que es amar a alguien y el tener ha alguien que te ame, y por eso te estaré siempre agradecido Lacus.

Lacus (sorprendida): ¡Kira¡

Kira (sonriendo): Es por eso que mi sueño más anhelado es solo uno, el que deseo que algún día se vuelva realidad.

Kira: Que todos vivamos en un mundo lleno de LIBERTAD y JUSTICIA, con las personas que amamos, y por eso Lacus (levantándose ambos del césped), que quisiera pedirte que vinieras conmigo a Grecia, como mi esposa.

Lacus (mirada enrojecida y con semblante de sorpresa): Tu esposa.

Kira (tono suave): Lacus ¿quieres casarte conmigo?

Lacus (mirada de felicidad con lagrimas brotando de sus ojos): Oh, Kira, si, si, me casare contigo.

Kira (sonriendo): Si en verdad aceptas.

Lacus (sonriendo): Si.

Kira (abrazando a Lacus fuertemente y dando giros cargando a su amada): Si, ahora soy el hombre más feliz, del mundo.

Tras terminar su alegre celebración ambos se fundieron en un tierno beso, con el cual pacto de amor entre ellos se consolidaba aun más.

Mientras en el campamento griego, Mizoguchi fue a ver al joven Tolle quien se encontraba en la tienda de su primo puliendo su armadura de guerra, como era ya su costumbre desde el tiempo que se encontraban ahí.

Mizoguchi: Disculpe joven Tolle, ¿no ha visto por aquí al amo Kira?

Tolle: No Mizoguchi, lo mas seguro es que este con Lacus, en uno de sus paseos por la costa.

Tolle (tono curioso): ¿Por que lo necesitabas para algo?

Mizoguchi: No nada en especial señor, pero no me agrada mucho la idea que se haya alejado bastante del campamento y menos en un día como este.

Tollo (rostro de extrañeza): ¿Por que dices eso Mizoguchi?

Mizoguchi: Será mejor que venga a verlo por usted mismo señor.
Tolle salio a fuera de la tienda y pudo apreciar a lo que se refería Mizoguchi , al ver que grandes y oscuras nubes de lluvia empezaban a verse en los cielos y pro si fuera un poco una fría y fuerte corriente de viento comenzó a soplar en el ambiente

En eso Mizoguchi pregunto:

Mizoguchi: Joven Tolle quiere que mande una partida en su búsqueda.

Tolle lo medito detenidamente y por un momento dudo en responderle, pero tras pensarlo mejor le respondió lo siguiente:

Tolle: No, no hace falta, estoy seguros que ellos regresaran antes de que empiece a llover, además olvidas que mi primo es un hombre muy hábil y ya se la ocurrirá la forma de guarecerse de la lluvia.

Mizoguchi: De acuerdo señor.

Entre tanto Kira y Lacus quiénes hasta ese momento se encontraban muy alegres, de pronto se dieron cuenta de la tormenta que se avecinaba, por lo que decidieron apresurar su paso para llegar a tiempo al campamento antes de que comenzara a llover, lamentablemente la madre naturaleza fue más rápida y un fuerte ventarrón de agua y viento cayo sobre ellos en plena intemperie, además durante le trayecto de bajar la colina ocurrió un accidente, Lacus se había torcido un pie, por lo que le era difícil caminar, esto preocupo de inmediato a Kira, ya que no quería que su mujer estuviera mucho mas tiempo con este clima, por lo que decidió rápidamente ir tomar a Lacus entre su manos e ir protegerse del mal tiempo en una de las cuevas que se encontraba sobre los acantilados.

Kira (entrando a la cueva con Lacus en manos): Aquí estaremos seguros de la lluvia y los fuertes vientos.

Una vez dentro Kira sentó a Lacus delicadamente en el suelo, para ver la gravedad de su lastimadura.

Kira (rostro de preocupación): Lacus, te duele mucho.

Lacus (gesto de dolor): Si, creo que me fracture el tobillo.

Kira: Haber déjame verlo querida.

Kira examino detenidamente el tobillo de Lacus, y tras terminar de hacerlo le dijo:

Kira: No esta tan mal, solo es una fuerte torcedura, con un ungüento de hierbas y algo de descanso estará completamente curado.

Lacus: En verdad.

Kira: Por supuesto, haber déjame ver que puedo encontrar para tratar de alivianar el dolor.

Kira: Ya esta esto servirá, (untando sobre el tobillo de Lacus algo de lodo) este lodo frió calmara y hará bajar al hinchazón y esta pañoleta lo mantendrá inmóvil hasta que podamos ver al medico del campamento, lo cual por lo dado de las condiciones del clima, tendrá que ser hasta mañana por que no creo esta tormenta termine al menos en varias horas.

Lacus (rostro sonrojado): Muchas gracias Kira.

Kira: No tienes por que darlas, es mí deber cuidarte.

Lacus: Es cierto (en eso Lacus estornudo y comenzó a temblar ligeramente)

Kira (rostro de preocupación): Lacus ¿qué te pasa?, ¿estas bien?

Lacus: Si, lo que pasa es que tengo algo frió.

Kira: Pero que tonto fui, no recordaba que estuvimos mucho tiempo bajo la lluvia y nuestra ropa esta toda empapada, espérame haré una fogata para calentarnos.

Una vez que Kira trajo algunas ramas secas y la fogata, ambos se quitaron sus ropas húmedas y las pusieron secar cerca del fuego, mientras ellos también calentaban sus cuerpos con la llamarada, abrazados el uno del otro.

Kira (tono sentimental): No recuerdo cuando fue la últimas vez, que me senté junto a una hoguera como esta en compaña de amigos y o de personas muy especial para mi.

Lacus (tono sentimental): Y yo nunca había estado en un situación así, desde que era niña siempre tenia que acatar las estrictas reglas de nobleza, yendo a bailes y cenas de gala, saludando cordialmente a gente que ni conocía y que era muy vanidosa, hablando sólo de si sin preocuparse por otros, eran escasos lo momentos que podía tener para divertirme como cualquier niña de mi edad, es por eso que adoraba con gran ahínco, los alegres momentos que vivía a lado de mis primos y mi tío, gracias a ellos puedo decir que mi infancia fue feliz.

Kira (sonriendo): Me alegra escuchar eso, y dime Lacus ¿cómo te encuentras? (abrazándola fuerte para proporcionarle más calor corporal), ¿ya no tienes frió?

Lacus (sonrojada): A decir verdad, se me esta ocurriendo otra forma con la cual podemos para mantenernos calientes.

Y tras decir eso Lacus beso sorpresivamente a Kira, quien respondió a la caricia de su amada con más muestras de afecto (besos y abrazos), dejándose llevar poco a poco por el calido fuego de sus corazones apasionados.

Las horas pasaron y la intensa lluvia y los fuertes vientos comenzaron a ceder poco a poco hasta sofocarse del todo, lo que ocasiono que un banco de niebla si expandirá por todo el lugar, incluyendo al campamento del ejercito griego, quienes sin impórtales del todo lo contrastante del clima, continuaron realizando sus labores habituales de vigilancia nocturna con toda naturalidad, sin saber que estaban a punto de recibir una desagradable sorpresa, ya que cientos de soldado troyanos aprovechando el espesa niebla, lograran introducirse hasta las líneas mas cercanas de defensa de los griegos sin que nadie pudieran divisarlos.

Los pocos centinelas que hacían guardia en ese momento fueron sorprendidos sin que pudieran hacer nada por los soldados troyanos, evitando así ser detectados por las demás tropas, quienes se encontraban durmiendo placidamente en sus tiendas para dormir.

Una vez que los troyanos habían limpiado el terreno que cualquiera que pudiera anunciar su presencia en ese lugar, procedieron rápido a iniciar su ataque sorpresa al campamento griego, el cual comenzó con una lluvia intensa de flechas ardientes que los diestros arqueros de Troya disparaban con certera puntería de una posición elevada sobre las dunas y colinas circundantes al campamento.

Esta maniobra tomo totalmente desprevenidos a los griegos, provocando que muchos de ellos cayeran victima de esta primera oleada de ataque, y causando grandes destrozos producto de los incendios en las tiendas y barcazas de guerra.

Al ver el descontrol que se suscitaba en las líneas enemigas, el príncipe Arthur quien se encontraba supervisando desde una de las colinas su estrategia de combate, ordeno a su amigo el capitán Deakka, iniciar la segunda oleada de ataque, consistía en el lanzamiento de grandes bolas hechas con paja y madera embarnizadas con aceite y brea para que al incendiarlas, estas rodaran a manera de proyectil de forma directa contra sus enemigos. La orden se acata de inmediato y varias de esas bolas cayeron rodando sobre el campamento rival, quemando cualquier cosa que se les pusiera en el camino.

Entonces el descontrol y miedo masivo comenzó hacerse evidente en las tropas griegas y pese a los reclamos del Rey Gil, quien despertado por el ajetreo y el ruido de los gritos, ordeno de inmediato la pronta reorganización de las líneas defensivas para contraatacar esta afrenta contra su persona y su autoridad, pero era tarde, el ejercito griego se había desbandado y parecía no obedecer las ordenes de ningunos de los oficiales al mando.

Entre tanto en el campamento de los Mirmidones, el cual no había sido severamente afectado por los ataques troyanos, Mizoguchi corrió deprisa para ver al joven Tolle, quien se encontraba en su respectiva tienda, para decirle lo siguiente:

Mizoguchi (rostro y tono de desesperación): Joven Tolle, los troyanos nos atacaron por sorpresa y todo es un caos, nuestros hombres están nerviosos y no podemos pelear sin que este el amo, lo necesitamos para que coordine el ataque y reorganice a la tropa.

Tolle (voz y mirada seria): De acuerdo, Mizoguchi, yo iré a ver si regreso Kira a su tienda, tu ve con los soldados y alístalos para pelear.

Mizoguchi: Si señor.

Y así mientras Mizoguchi corría a alertar a los hombre, Tolle fue de prisa hacia la tienda de Kira, pero al llegar pudo notar que si primo no había regresado en toda la noche, por que su nerviosismo aumentaba aun más, ya que sabia que sin un líder nato como Kira que los dirigiera y les inculcara ese valor y esa enjundia al combatir, los fuerzas troyanas podrían cuasar grandes bajas en el ejercito griego, lo cual costaría la vida de miles de soldados y como tal no podía permitir que eso ocurriese.

Mientras la batalla continuaba y la artillería troyana habían causado ya un gran daño en las filas del ejército enemigo, el plan de ataque propuesto por el príncipe Arthur había sido un éxito y la victoria estaba casi asegurada, cuando de pronto inesperadamente varios de los grupos de comando comenzaron a retirarse a causa de la valiente resistencia puesta por la tropa de los Mirmidones, quienes parecían pelear con mucho más arrojo, producto de la presencia de su afamado líder, K…I…R….A, si Kira se encontraba de nuevo en el campo de batalla, portando su flamante armadura y mostrando su destreza con al espada, luchando una vez más para defender a los griegos.

Dicho acto no paso desapercibido de los de ojos de Arthur, quien al distinguir al dirigente del movimiento no le pensó mucho y su abalanzo con una brigada de sus mejores jinetes de caballería para sofocar personalmente a los insurrectos que combatían contra sus tropas.

Al llegar la caballería de Troya fue recibida por una aguerridos Mirmidones que no daban cuartel, pese a la inferioridad numérica en la que se encontraban, al contrario los alentaba a seguir peleando hasta el ultimo aliento, sin importar o tan heridos que estuvieran. El combate fue feroz, y ambos contingentes tuvieron serias bajas, y así continuo hasta llegar al momento clímax de la lucha, cuando los líderes de ambos bandos se encontraron de frente, el uno al otro, Kira y Arthur se volvían a ver las caras de lo acontecido en el templo de Apolo, hace ya mucho tiempo.

Los 2 se miraron fijamente y sin decir palabra alguna comenzó el combate, al principio Kira pareció llevar la delantera, asestando fuertes golpes, que su rival eludía con gran dificultad, pero con el transcurrí de la lucha, la pelea se emparejo, tornándose cada vez mas friccionado por la rudeza excesiva mostrada por los oponentes, mientras tanto el resto de soldados tanto troyanos como griegos permanecían a la expectativa del fatal desenlace, el cual llego más pronto de lo que cualquiera pudiera imaginarse, ya que Kira al lanzar un golpe con su espada con toda la fuerza que tenia, quedo totalmente al descubierto y esto lo aprovecho muy bien Arthur, para asestar un solo pero mortal ataque, que termino por cortarle la garganta al valiente soldado griego, ante la mirada de asombro de todos los presentes, en especial de los Mirmidones que no podían creer que su jefe había perdido en el combate.

Todo el lugar guardo completo silencio y cuando Arthur se acerco para ver si su rival aun encontraba conciente para así poder darle el golpe de gracia que coronaria su victoria, su rostro ni el del resto de las personas que se encontraban en ese momento pudieron disimular la sorpresa y a la vez la incredulidad, de que le hombre que había caído en esa batalla, no era Kira, sino T….O….L…..L…..E.

CONTINUARA….
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Zeruel
Ninja clase S


Cantidad de envíos : 229
Fecha de inscripción : 18/04/2008

MensajeTema: Re: TROYA SEED   Vie Oct 10, 2008 11:55 am

Capitulo 13

“DECISIONES DURANTE EL VELO DE LA NOCHE”

El silencio y la incredulidad, se cimbro por todo el lugar de la batalla, nadie podía concebir en su mente, ni aliado, ni enemigo, el tan lamentable suceso que acababa de acontecer, por lo que nadie reacciono al instante de ver caer a Tolle al suelo y comenzar a desangrarse por la herida causada por la espada de Arthur, quien permanecía inmóvil mientras el joven yacía moribundo a sus pies.

El ambiente se torno a un más tenso, cuando Tolle, aun conciente y en un acto de completa desesperación comenzó a tocar la pierna de Arthur, como suplicándole con el poco aliento de vida que le restaba, que lo liberara de aquel terrible suplicio.

Arthur pese a su asombro lo comprendió de inmediato, por lo que se apresuro a dar muerte a su adversario, asestándole un certero golpe de espada al pecho del hombre. Dicha acción fue observada por todos los presentes no sin menor sorpresa en especial por los miembros de la tropa de los Mirmidones, por la manera tan fría con la que el príncipe de Troya término con la vida del querido primo de su líder.

Una vez concluido el tan afamado acto de clemencia que Arthur había ejercido sobre Tolle, este ordeno a sus hombres regresar a la ciudad, ya que consideraba que con lo que había pasado era más que suficiente, así que todos los troyanos regresaron a la ciudad, sin que ninguno de los griegos los evitara siquiera.

Mientras tanto Mizoguchi se acerco al cuerpo ya inerte de Tolle, y procedió a cerrarle los ojos y a rezar una breve plegaria para el descansar de su alma, mientras el resto de los Mirmidones guardaban silencio alrededor de su compañero caído.

Entre tanto en otro lugar, Kira despertaba después de una larga noche dentro de la cueva, con Lacus a su lado abrazándolo y al notar que la fuerte lluvia de anoche había terminado procedió a despertar a su amada, para después emprender se viaje de regreso al campamento, donde todos estarían preocupados.

Al llegar Kira cargando a Lacus en sus brazos, a las cercanías de su tienda, este pudo notar que sus hombres regresaban de combatir, por el porte de sus armaduras, por lo que no pudo evitar preguntar a su segundo en el mando, Mizoguchi lo que había acontecido durante su ausencia

Kira (con Lacus a un lado de él, ya de pie por si misma): ¿Qué paso aquí Mizoguchi?

Mizoguchi (rostro temeroso y voz entrecortada): Pues, vera mi señor yo…
Kira (voz y mirada seria): Me desobedeciste y llevaste a los Mirmidones a una pelea cuando te dije claro que no lo hicieras.

Mizoguchi: No señor, vera es que hubo una confusión.

Kira (rostro de extrañeza): ¿Una confusión?, explícate mejor.

Mizoguchi: Si señor, pensábamos que se trataba de usted, creíamos que usted.

Kira (tono fuerte y molesto): ¿Pensábamos?, de que rayos estas hablando.

De pronto cuan rayo veloz que cruzaba en el cielo, Kira recordó que su primo Tolle no se encontraba con la tropa y no lograba verlo en el lugar, por lo que empezó a preguntar.

Kira: Mizoguchi, ¿dónde esta Tolle?

Mizoguchi (mirada de miedo): El tenía su armadura, peleaba como usted se movía como usted.

Kira (rostro y tono angustiado): Tolle, ¿dónde estas?, responde.

Mizoguchi (haciendo caso omiso de lo que su señor le decía): Nunca pensamos que se trataba de él.

Kira (con rostro y tono furioso): En donde esta mi primo (golpeando a Mizoguchi y tirando al suelo de mala forma)

Mizoguchi (atemorizado): Esta muerto mi señor, el príncipe Arthur le degolló con su espada, y él esta ahora muerto.

Kira (furioso): Ahh, es mentira (sacando su propia espada y amenazando con ella a su propio hombre).

Mizoguchi (voz temerosa): Pero es la verdad señor, no pudimos evitarlo.

Kira (rostro enojado): Maldito.

En eso Kira fue detenido por su amigo el Rey Muu quien también había presenciado el tan lamentable suceso, y Lacus, quienes lo sujetaron con todas sus fuerzas, pero el hombre estaba hecho una furia ante el dolor de haber perdido a ser muy querido para él.

Muu (sujetando a Kira de los brazos y con voz y mirada seria): Kira, detente de una vez, no hagas algo de lo que puedes arrepentirte después

Kira (gritando y llorando de rabia): Pero es que ese maldito dejo morir a Tolle.

Mizoguchi: No mi señor se equivoca, créame que de haber sabido que era el joven Tolle hubiera dado m i vida por protegerlo.

Kira: Calla de una buena vez si no quieres que arranque la lengua.

Mizoguchi (llorando): Por favor perdóneme mi señor.

Tras unos breves minutos de sometimiento, a cargo de sus amigos, la furia de Kira, comenzó a disiparse, no sin antes sentirse menos triste ante la impotencia y la frustración de no haber podido haber hecho algo para evitar esta tragedia que acogió a todos los ahí presentes.

Una vez que vieron que Kira ya estaba mas sereno y tranquilo, su amigo Muu lo soltó y comenzó a caminar por la playa sin rumbo fijo lejos de campamento sin decir ni una palabra a nadie.

Lacus al ver el tan destrozado estado anímico de su amor, trato de ir con él con el fin de consolarlo en su pena, pero esta fue rápidamente detenida por Muu, quien le dijo lo siguiente:

Muu (voz suave y poniendo su mano sobre el hombro de Lacus): Creo que es mejor que dejemos sólo por el momento Lacus.

Lacus: ¿Pero?

Muu: Su corazón esta herido y necesita centrar sus pensamientos para no perderse en la tristeza, no te preocupes el sabe que cuenta con nuestro apoyo para lo que sea, y se que con eso él encontrara al fuerza que necesita para levantarse de esta desgracia.

Pero pese a la palabras alentadoras de Muu, el corazón de Lacus sabia que su amado se encontraba emocionalmente muy mal, y que iba necesitar de todo el amor que podría darle como compañera y como mujer, para poder ayudarlo a sobreponerse ante el dolor de haber perdido a un ser tan querido como Tolle, y por eso no podía evitar ver como se marchaba sin expresar su preocupación, misma que se veía reflejada en todo su lindo rostro.

Entre tanto de regreso a Troya, los soldados fueron recibidos como verdaderos héroes por toda la ciudad por su tan increíble hazaña, mientras Deakka y el resto de los oficiales eran felicitados por sus familias y amigos, mientras que Arthur entro de lleno al castillo sin decir nada a nadie, para después entrar a su habitación y encerrarse en ella sin dar razón alguna a ninguno a sus familiares quienes sólo se limitaban a observar.

Esa misma noche en el campamento de los Mirmidones se llevaron a cabo la ceremonia fúnebre de cremación del cuerpo Tolle, al que solo estuvieron presentes la tropa de los Mirmidones Lacus y el Rey Muu, mientras un mas calmando y sereno Kira encendía la gran hoguera preparada para este momento que convertiría en cenizas el cuerpo de su querido primo, no si antes desearle un buen viaje al mas allá, con la solemne promesa de que se volverían a ver cuando Kira muriera.

Una vez que fuego se hubo consumado, Kira se marcho nuevamente del sitio si emitir palabra alguna, mientras Lacus, Muu y el resto de los soldados hombres observaba el extraño comportamiento de su líder.

Mientras en Troya, Deakka y su familia abandonaban su cómodo hogar en a ciudad, para mudarse a una de las barracas del cartel general militar. Una vez que instalo a sus pequeñas hijas Toomi y Tsubaki y las acostó, Deakka tomo a su esposa Miriella y hablo con ella a solas en los jardines de a fuera del reciento.

Deakka (tono suave y tomando a su esposa por ambas manos): Perdóname por haberte pedido que trajeras a las niñas aquí a estas horas de la noche, pero hable con el príncipe Arthur considera que será solo cuestión de tiempo para que los griegos intenten un ataque en gran escala contra la ciudad y considero que nuestro hogar ya no es seguro, por eso te pedí que nos mudáramos aquí, se que puede ser algo incomodo y apartado, pero esta cerca de las defensas del castillo y estoy seguro que aquí no correrán peligro.

Miriella (acariciando el rostro de Deakka): No tienes por disculparte, soy yo la que debería pedirte perdón.

Deakka (rostro de extrañeza): Peor ¿porqué dices eso querida?

Miriella: Por no haberte hecho caso de irnos con el resto de las personas cuando empezaron a evacuar la ciudad.

Miriella (tono triste y comenzando a llorar): Reconozco que mi decisión fue muy egoísta, pero es que no puedo imaginarme enfrentarme sola al mundo sin ti.

Al escuchar tales palabras Deakka, abrazo rápidamente a su mujer para tratar de consolarla, al mismo tiempo él mismo también comenzó a llorar debido a la muestra de cariño de su esposa hacia él, mientras su hija mayor Toomi observaba la escena tan conmovedora de sus padres desde la ventana, para después acariciar y besar tiernamente el rostro de su pequeña hermana Tsubaki, quien dormía placida y profundamente, ajena a todas las preocupación que embarcaban a su familia.

Por otro lado en el castillo real, Arthur conducía a su esposa Cagalli por los recodos y pasillos de palacio hasta llegar a una especie de callejón cerca de los jardines traseros, donde Arthur tras jalar uno de los bloques de piedra de la pared, se abrió un pasadizo secreto que conducía hacia un túnel profundo y largo.

Arthur (mirada y tono serio): Escucha Cagalli, recuerdas bien el camino para llegar hasta aquí.

Cagalli: Si.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Zeruel
Ninja clase S


Cantidad de envíos : 229
Fecha de inscripción : 18/04/2008

MensajeTema: Re: TROYA SEED   Vie Oct 10, 2008 11:56 am

Arthur (poniendo su manos sobre os hombres de se esposa): Bien, ahora quiero que me escuches con detenimiento amor, una vez que los griegos entren a la ciudad, trae a nuestro hijo aquí y sigue derecho este túnel el cual llega hacia la orilla del rió que da hacia el camino de la montaña, no te preocupes es un camino recto y no podrás perderte, si puedes ayuda a la mayor cantidad de gente, pero ven aquí sin falta, sólo así tú y el bebe estarán a salvo.

Cagalli (mirada de extrañeza y tono nervioso): Pero ¿porqué me dices esto Arthur?, ¿qué acaso?

Arthur (voz nerviosa): Temo que el fin esta acerca.

Cagalli (mirada y voz nerviosa): No.

Arthur: Sólo será cuestión de tiempo para que lo griegos atraviesen los muros, una vez que lo hayan logrado, comenzaran matar a diestra y siniestra sin distinción, a los hombres, mujeres, a los niños y yo no deseo que nada les pase a ti o a Nicol.

Cagalli (llorando): Y tú ¿qué harás Arthur?

Arthur (mirada seria): Yo luchare lo mejor que pueda, para protegerlos a todos ustedes, así que Cagalli debes prometerme que pase lo que pase deberás ser fuerte y seguir viviendo por ti y por Nicol, me has entendido.

Cagalli: Esta bien Arthur, pero tu también debes jurarme algo, que no morirás, por favor mi amor, no me dejes, te necesito cerca de mi para ser fuerte, sin ti no sobreviviré.

Arthur (rostro de incertidumbre): Cagalli

Cagalli: Júramelo, por favor.

Arthur: Lo juro.

En ese momento Arthur quería contarle a su amada muchas cosas, como su sentir tras matar a Tolle en el combate de esta mañana, peor la ver el terrible dolor y temor que le causaba esas palabras a su mujer, Arthur decidió callar y no decir nada más del tema, al mismo tiempo que trataba de consolar a Cagalli quien esta hecha un mar de lagrimas.

Por otro lado, de regreso en el campamento griego, Kira se encontraba sentado en la playa, cabizbajo sin hacer ningún movimiento, meditando sobre lo sucedido, mientras observaba el oleaje de las olas, cuando de pronto Lacus se acerco a él, en un intento de reconfortarlo y apenas faltaban uno pocos pasos para estar junto a él, cuando este le dijo:

Kira (tono serio): Por favor déjame sólo.

Lacus (tono y mirada de preocupación): Pero Kira yo…

Kira: Por favor.

Lacus entendió el mensaje y no siguió insistiéndole más, por lo que decidió irse sin emitir comentario alguno, mientras que Kira permanecía en su misma postura.

Toda la noche Kira se la paso en se lugar pensando y recordando aquellos momentos que vivió a lado de su primo, tanto los buenos como los malos, pero siempre teniendo en su mente ese profundo remordimiento de no haber podido hacer algo para salvarlo y el dolor que le causaba no volverlo a ver jamás.

Con los primeros rayos del sol asomándose en el horizonte, la nueva mañana nos revela a un Kira pensativo, parado sobre el altar donde se celebro los servicios fúnebres de su primo, tras permanecer inerte unos instantes, Kira tomo un manojo de la tierra de lugar y a manera de ofrenda, se la brindo a su primo en conmemoración a su recuerdo, diciendo además estas palabras mientras miraba hacia el infinito cielo azul.

Kira (tono serio y con voz fuerte): Te juro Tolle, que por tu recuerdo y por mi honor, tu muerte no quedara en vano y que el culpable no se quedara sin castigo, eso te prometo con mi vida.

Y tras decir eso Kira se dirigió de nuevo a su tienda donde los esperaba a las fueras Mizoguchi, quien había hecho guardia toda la noche para cuidar de la señorita Lacus en ausencia de su señor.

Al verlo Kira solo le dijo lo siguiente:

Kira: ¿Mizoguchi?

Mizoguchi (despertando de inmediato y respondiendo a su señor): Si mi señor.

Kira (tono serio): Ensilla un caballo y tráelo a mi tienda ahora.

Después de decir eso Kira, comenzó a ponerse su armadura y a listar sus armas, mientras una recién despierta Lacus los observaba detenidamente, sin entender la razón de las acciones de su amado.

Mientras en Troya, Arthur acaba también despertar después de una noche romántica en compañía de su esposa Cagalli, quien aun se encontraba dormida, por tanto nos e percato cuando Arthur se levanto de la cama y comenzó a vestirse de prisa con su armadura de guerra, como su intuyera que algo malo fuera a suceder pronto.

Entre tanto, Kira se disponía a marcharse montado en el caballo que Mizoguchi trajo para su amo, cuando de pronto desesperada Lacus, intento hacer un ultimo intento por persuadirlo de que un fuera a cometer una locura, ya que presentía lo que pensaba hacer Kira.

Lacus (tono de desesperación mientras corría hacia él): Kira, espera por favor.

Kira (no volteando a verla y con voz seria): Lacus, regresa a la tienda y espérame ahí.

Lacus (mirada de desesperación): Por favor no te vayas, se lo que intentas, vas a retar a Arthur, para así vengarte de la muerte del joven Tolle, pero no lo hagas te lo ruego.

Kira (mirada y tono molesto): Y ¿por qué te preocupa tanto lo que le pase individuo?

Lacus: Veras, por él es…. mi primo, Arthur es mi primo.

Kira (sorprendido): Tú primo, y por que nunca me lo dijiste, (furioso) responde.

Lacus: Por que yo tenia miedo, no sabía como fueras a reaccionar si descubrías que Arthur y yo somos parientes.

Lacus (mirada y tono de desesperación): Se que lo que hice estuvo mal, pero te suplico lo reconsideres, por el intenso amor que te tengo, no vayas a pelear con Arthur, él es un buen hombre, que desteta luchar.

Lacus (Poniendo sus manos sobre la mano me Kira y comenzando a llorar): Por favor no te vayas, no podría soportar la idea de perderte.

Kira (rostro sereno y voz tranquila): Lo siento Lacus, pero esto es lago que va mas allá de nosotros, esto es algo que debo hacer por que sino, no podría vivir conmigo mismo, y estoy seguro que Arthur siento lo mismo.

Lacus (llorando): Kira.

Kira: Adiós Lacus.

Y tras decir eso Kira emprendió su andar hacia la ciudad de Troya, lugar donde pronto se libraría una terrible batalla entre dos grandes guerreros, Kira y Arthur.


CONTINUARA….
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Zeruel
Ninja clase S


Cantidad de envíos : 229
Fecha de inscripción : 18/04/2008

MensajeTema: Re: TROYA SEED   Dom Oct 19, 2008 8:00 pm

Capitulo 14

“COMBATE A MUERTE: KIRA VS. ARTHUR”

No pasaba de las primeras horas después del amanecer, cuando Kira arribo a las faldas de las enormes murallas de Troya, completamente sólo y decidido a retar a un combate mano a mano al príncipe Arthur, quien fue responsable de la muerte de su primo Tolle,

Entre tanto toda la familia real de Troya con varios de sus súbditos se encontraba postrados en uno de los miradores de la muralla frontal junta a las puertas principales, cuando vieron aproximándose a Kira, quien se mostraba en todo momento sereno pese a ser el objeto de comentarios mal intencionados y miradas llenas de desprecio de varios de los troyanos que ahí se encontraban.

Al estar a una distancia considerable de las puertas principales, Kira detuvo su andar, y procedió a bajar de su caballo, mientras que el General Kisaka ordenaba a sus soldados que salieran arremeter contra el invasor, pero fueron detenidos casi de inmediato por Arthur, quien hacia acto presencia en el lugar, tras terminar de vestirse para la difícil batalla que le aguardaba.

De pronto Kira exclamo con voz fuerte y mirada seria:

Kira (gritando): A…R…T…H…U…R...

Al escuchar esto todos los presentes de inmediato supieron que Kira estaba retando a luchar personalmente al joven príncipe, por lo que no pudieron ocultar su sorpresa ante el acto tan temerario de aquel griego.

Entre tanto Kira seguía vitoreando el nombre de Arthur una y otras vez cada vez con mayor énfasis, como incitándolo a que saliera a luchar, mientras que el príncipe conciente de problema que tenia en hombros, decidió darle frente con gran valentía y resignación ante el posible trágico final que pudiera suceder, por lo que sin mayor preámbulo procedió a despedirse de todos los presentes, primero de sus amigos como el General Kisaka y el capitán Deakka, quienes le desearon buena suerte en su pelea, para después ir con su hermano Shinn a quien le dijo los siguientes, tras abrazarlo de forma fraternal:

Arthur (mirada y tono amable): Adiós hermano, por favor te pido que cuides de nuestra familia.

Shinn (conmovido): Quiero que sepas hermano que eres el mejor hombre que he conocido en mi vida, y que te admiro.

Arthur (sonriendo): Se que algún día llegaras a ser un gran Rey, así que nunca te rindas pase lo que pase y sigue luchando por quienes amas.

Shinn (conmovido): Gracias hermano, te lo prometo.

Después Arthur se dirigió hacia donde esta su padre, quien pese aun estar convaleciente era su deseo estar ahí para acompañar a su hijo, en el momento quizás más importante de toda su vida.

Al estar frente a su padre, Arthur se arrodillo ante él y en un acto de fidelidad y amor a su padre, le beso la mano.

El Rey respondió de igualmente tan hermoso gesto de su hijo besándolo en la frente y poniendo sus 2 manos sobre los hombros de Arthur para ayudar a incorporarlo de nuevo.

Al verse ambos de frente, cara a cara, Arthur conmovido le dijo a su padre lo siguiente:

Arthur: Padre perdona a tu hijo si en algún momento te he ofendido, pero quiero que sepas una cosa, siempre he tratado de servirte lo mejor he podido con todo mi corazón tanto a Troya como a ti.

A lo que el Rey Uzumi le respondió:

Uzumi (sonriendo y con tono amable): No tengo nada que perdonar al mejor hijo que cualquier padre podría desear, quiero que sepas que cuentas con todo mi apoyo, y sin importar lo que pase estoy muy orgulloso de tu Arthur.

Arthur (sorprendido): Padre.

Uzumi: Ahora ve hijo y que los dioses te cuiden.

Arthur (voz y mirada seria): Gracias padre.

Tras despedirse de su padre Arthur emprendió la marcha hacia la puerta principal, cuando de pronto sobre la escalinata lo esperaba su esposa Cagalli con su pequeño hijo Nicol en brazos.

Al verlos lo primero que hizo el príncipe fue tomar en sus brazos a su hijo y tras cargarlo unos breves momentos Arthur lo beso en la mejilla, para después dárselo de nuevo a su madre, a quien también abrazo tiernamente.

Cagalli no podía ocultar su miedo y su tristeza por la decisión de ir a pelear de su esposo por lo que en un desesperado y último intento de persuadirlo de que desistiera le dijo.

Cagalli (llorando y con tono de desesperación): No tienes por que hacerlo, no tienes que probar nada a nadie, por favor te lo ruego no vayas, nadie creerá que eres un cobarde.

Arthur (tono y mirada seria): Y hablamos de esto Cagalli, esto es algo que debo hacer, sino no podría vivir conmigo mismo.

Cagalli: ¿Por qué?

Arthur (sonriendo): Por que es mi DESTINO.

Arthur: Adiós mi querida Cagalli, si así lo quieren los dioses estoy seguro que regresare de esta difícil batalla, y que volveremos a estar juntos, y sino entonces te encargaras de cuidar y criar con amor a nuestro hijo para que sea todo un hombre de bien para el día de mañana.

Cagalli (llorando): Adiós amado mió.

Al empezar los soldados a abrir los enormes portones de la ciudadela, Arthur todavía tuvo tiempo para decirle un último mensaje de amor a su esposa e hijo.

Arthur (llorando pero a la vez mostrando una sonrisa): Los amo.

Cagalli al escuchar esto no pudo soportar más y se fue corriendo con Nicol para buscar el confort de sus amigos y familiares, quienes no podían dejar de observar como las puertas de Troya se abrían para dar plena pausa a que ambos combatiente se miraran nuevamente de frente tras largo tiempo.

Mientras tanto de vuelta en el campamento de los Mirmidones, Lacus se encontraba orando a los dioses por al seguridad de su amado Kira.

Lacus (con ojos cerrados lleno de lagrimas y con voz suave llena de melancolía): Por favor dioses de Olimpo, les pido a cuiden tanto a Kira como a mi primo Arthur, que detengan esta batalla absurda entre ellos, que a nadie beneficia, no permitan que mueran, pero les pido en especial que protejan a Kira, ya que no podría soportar vivir sin él, ya que es el amor de mi vida, y menos ahora que se que estoy… (se profundizando más su llanto), que yo estoy….

Entre tanto Kira y Arthur se volvían a ver las caras, mismas que no podían reflejar otra cosa más que odio y deseos de venganza.

Arthur se acerco con paso firme y una vez que estuvo a una distancia considerable de Kira, le dijo.

Arthur (rostro y voz seria): Te esperaba con ansias.

A lo que Kira respondió:

Kira (quitándose el casco de la cabeza y con tono firme): Ahora si puedes ver el rostro de con quien te enfrentas.

Arthur: Lamento en verdad lo que sucedió, los dioses saben que creí que eras tu, y créeme que daría lo que fuera por regresar el tiempo y evitar esa tragedia, pero eso no esta en mi voluntad sino en la de los dioses, y si ellos quisieron que ese joven muriera pues no hay nada que hacer, pero quiero que sepas que peleo valientemente y murió cayendo como todo un gran guerrero.

Kira (enojado): El único honor que le diste fue el de tu espada miserable, pero eso ya no importa, por que te juro en antes de que el sol se ponga vagaras por el Inframundo ciego, sordo y mudo y todos los muertos se burlaran de ti, diciendo miren ese Arthur, el tonto que creyó haber matado a Kira.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Zeruel
Ninja clase S


Cantidad de envíos : 229
Fecha de inscripción : 18/04/2008

MensajeTema: Re: TROYA SEED   Dom Oct 19, 2008 8:01 pm

Tras decir esto, ambos sujetaron sus armas y se alistaron para el combate.

Ambos comenzaron a trotar en círculos cerca el uno del otro, estudiándose y preparándose para atacar.

Después de unos cuantos segundos de espera Kira fue el primero en atacar, realizando un golpe con su lanza, la cual se proyecto sobre el escudo de Arthur, para luego comenzar a lanzar varios más golpes, que hicieron retroceder al joven príncipe.

Arthur sorprendido por la fuerza de su adversario decidió tomar acción y el también comenzó a atacar dando golpes con su lanza que fueron fácilmente esquivados por Kira.

Estas acciones claramente fueron observadas por todos los amigos y miembros de familia de Arthur, quien no perdían de vista el valiente desempeño del príncipe, quien cada vez parecía notarse más cansado por el hecho de tener que atacar a la vez de defenderse en un combate que empezaba hacerse cada vez más rispido y prolongado.

Cara a cara, golpe a golpe, Kira y Arthur se enfrascaban en una encarnizada lucha, haciendo gala en todo momento de sus grandes habilidades histriónicas y reflejos veloces para bloquear y atacar.

La lucha continua hasta que Kira en un alarde de arrojo logro romper la lanza de madera de Arthur valiéndose de su escudo, por lo cual su contrincante desenfundo su espada, obligando a Kira a hacer lo propio, para estar en igualdad de condiciones

Y así la lucha de espadas comenzó, con un Arthur incipiente en su ataque, mientras que Kira se limitaba a esperarlo y contraatacar, esto provoco que el príncipe de Troya comenzara a verse mas y mas cansado, por lo que Kira aprovecho eso y en un instante de descuido de Arthur, este le hirió la pierna, haciéndolo caer al piso de forma por demás estrepitosa.

Cagalli no puedo soportar ve más a su amado sangrante y herido por lo que se recargo en la muralla dando la espalda hacia el frente para no ver lo que pasaba y comenzó a llorar y a temblar de miedo, al mismo tiempo que era reconfortada por Stellar, mientras que Shinn y el Rey Uzumi y los demás veían atónitos la forma en que Arthur caía ante la superioridad combativa de Kira.

Entre tanto Arthur trataba de incorporarse lo más rápido posible, mientras que Kira solo se limitaba a esperarlo pacientemente ahí sin moverse. Tal actitud, enfado a Arthur quien de inmediato tomo la lanza de su rival y haciéndose uso de ella trato de lastimar a su oponente, pero este había leído claramente sus intenciones, por lo que únicamente se limito a eludir los ataques frenéticos de Arthur, para después golpearlo repetidamente con sus puños.

En uno de esos ataques Arthur cayó al piso golpeándose en cabeza y lastimándose una rodilla con una roca.

Al verlo tendido a su rival Kira lo incito a levantarse rápidamente diciéndole:

Kira (rostro y tono molesto): Levántate príncipe de Troya, ningún pedazo de roca me quitara mi victoria, levante de una vez si no quieres que te mate ahí como aun perro.

Arthur se levanto casi de inmediato y enfurecido arremetió rápidamente contra Kira sin importar sus lesiones, logrando herirlo levemente en la espalda.

Pero Kira quien se encontraba en mucha mejor condición física que su contrincante fácilmente desarmo a su rival, dejándolo a merced para asestarle el golpe final.

Arthur sangrante y de rodillas en el piso completamente exhausto, no hizo nada mas por defenderse si nada quedarse ahí y esperar a ver como su enemigo daba cuentas de él, y cuando Kira estaba a punto de hacerlo de pronto recordó aquellas palabras que le dijo a Lacus hace tiempo sobre los maravilloso que seria vivir en armonio todos los pueblos y también aquellas vocablos que su amada le manifestó momentos antes de irse a pelear con Arthur de que si ella le importaba mucho que por favor perdonara su primo y que no cometiera este asesinato.

Al recordar tales palabras en su mente Kira vacilo en asestarle a Arthur el golpe final, y tras una rápida meditación bajo su espada, manifestando su deseo de no continuar más la lucha.

Tal acción lleno de indignación y desconcierto a todos los ahí presente, pero mucho especial a mismo Arthur que no podía comprender por que su enemigo había tomado dicha postura, y fue ahí entonces cuando Kira comento lo siguiente:

Kira (voz y mirada seria): Arthur se termino, renuncio a esta batalla, no vale la pena seguir combatiendo ya que el resultado esta muy claro.

Kira: Ya no tengo deseos de venganza, y con lo que he hecho es más que suficiente, ahora adiós príncipe de Troya.

Al decir esto Kira dio media vuelta y comenzó a retirarse del lugar caminado con toda tranquilidad, mientras que un Arthur totalmente anonadado lo miraba.

De pronto contra todo lo que pudiese pensarse Arthur se apresuro a levantarse y tras observar detenidamente a Kira un breve instante dijo en voz alta:

Arthur: Lo siento pero esto no ha acabado, al menos de no de esta forma Kira.

Y así fue como Arthur se abalanzo de frente contra Kira sujetando su espada con ambas manos de forma suicida, pero Kira en un movimiento rápido bloque el ataque y casi por instinto de supervivencia la asesto una estacada mortal a Arthur en medio del pecho para sorpresa tanto del mismo Kira como del público espectador del suceso.

Ante lo sorpresivo del acontecimiento Kira pregunto de forma temerosa.

Kira (rostro anonadado, mientras sacaba lentamente su espada del cuerpo de su contrincante completamente bañada en sangre): A…R…T…H…U…R, ¿por qué?

Al sacar la espada de su cuerpo, Arthur camino tambaleándose unos pasos al frente y dándole completamente la espalda a Kira, alcanzo a decirle lo siguiente:

Arthur (sangrando de la boca y con voz quebrada): Por que tenía que ser así, no había otra forma, en toda lucha siempre de haber un ganador y un perdedor, esa es una regla natural a la que todos estamos sujetos.

Arthur: Que curioso a pesar que estoy muriendo debo confesar que me siento bien y tan grande es mi paz y mi bienestar interior que si pudiera pedir un deseo a los dioses en este momento seria este.

Arthur (sonriendo): Kira si volviésemos a nacer en este mundo, me gustaría encontrarme de nuevo contigo, pero no como enemigos sino como amigos, pero se que es un sueño imposible.

Una ves dicho esto Arthur cayo y con su ultimo aliento de vida alcanzo a pronunciar entre sollozos de moribundo los nombres de las personas que más amaba en el vida.

Arthur (tono y voz quebrada): N…I…C…O…L C…A…G…A…L…L…I

Y así fue como el príncipe de Troya, Arthur murió, el silencio sepulcral hizo su aparición por todo el lugar y nuevas dudas asechan nuevamente el futuro de la madre Troya en esta guerra con la perdida de uno de sus más predilectos hijos.



CONTINUARA….
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Zeruel
Ninja clase S


Cantidad de envíos : 229
Fecha de inscripción : 18/04/2008

MensajeTema: Re: TROYA SEED   Jue Oct 23, 2008 3:23 pm

Capitulo 15

“REFLEXIONES”

Un viento fuerte retumba sobre aquel ambiente sepulcral, a la postre que la figura de un gran guerrero contemplaba en silencio el ya cuerpo inerte de que quizás haya sido su mejor rival en combate, mientras que el dolor y la sorpresa embargaba los corazones de todos los familiares y amigos del ahora difunto príncipe de Troya, Arthur.

El silencio permaneció en ese lugar durante varios minutos hasta que un pensativo Kira, quien aun trataba de asimilar lo sucedió momentos antes se acerco al cadáver de que alguna vez fue el príncipe de Troya.

Tras ponerlo en un postura mortuoria habitual (acostado de frente con las dos manos entrelazadas en medio de pecho), Kira tomo la espada de Arthur y la puso sobre su cuerpo, para después hacer lo propio con la suya y saludando de forma solemne de cuando soldado despido a un compañero caído en batalla, Kira despido Arthur rindiéndole todo los honores que se merecía un guerrero de su calibre para después marcharse de lugar sin decir nada mas.

Esta acción lleno de completo asombro a todos los miembros de la familia real de Troya y demás presentes, pero sobre todo genero un sentimiento de completa indignación y rencor en el corazón de Shinn, quien aun incrédulo de que su hermano hubiera muerto, dijo lo siguiente.

Shinn (tono furioso y rostro enojado): Pero como se atreve ese sujeto a burlarse de esa forma de nosotros y lo que es peor de la memoria de mi hermano, mostrando ese dizque alarde de respeto, después de que lo asesino de esa forma tan cruenta.

Shinn (furioso): Maldito lo pagaras muy caro.

Y ya cuando Shinn se disponía a salir para enfrentarse con Kira, este fue detenido por el General Kisaka.

Kisaka (mirada y voz seria mientras sujetaba a Shinn de uno de sus brazos): Espere por favor alteza este no es el momento oportuno para hacer alguna tontería

Shinn (mirada y tono enojado): Tontería dices, como puedes llamar tontería vengar la muerte de mi hermano, ese miserable merece morir ahora mismo.

Kisaka: Si usted va ahora solo conseguirá que lo maten de la misma forma que al príncipe Arthur, acaso desea eso señor.

Shinn: ¿Qué?, pero es tu no entiendes…

En eso se escucho la voz del Rey diciendo:

Uzumi (voz fuerte y tono serio): Shinn calla de una vez.

Shinn: Pero padre, como puedes decir eso, que acaso tu tampoco me entiendes (tono melancólico y sollozante), no podemos dejar que este terrible crimen se quede sin castigo

Uzumi: Eres tú el que no entiende hijo, o ¿qué acaso has olvidado la promesa que le hiciste a tu hermano Arthur?

Shinn (rostro de extrañeza): ¿La promesa?

Uzumi (tono y mirada seria): Si recuerda que le prometiste a Arthur proteger a la familia, si tu te vas en este instante o único que conseguirás es un muerte trágica y si eso pasa, como podrás cumplir con la promesa hecha a tu hermano, sin contra además la enorme pena que nos causaría a todos tu partida.

Shinn: Padre

Uzumi (llorando): Crees de morir de esa forma tan absurda solo para lograr vengarte estas valorando el recuerdo de tu amado hermano.

Uzumi (llorando y con voz suave): Yo se que estas sufriendo mucho, Arthur era mas que mi hijo era mi apoyo mi brazo fuerte, al morir él una parte de mi también murió, por eso pienso (colocando su mano sobre el hombro de su hijo Shinn en señal de apoyo) que no debemos desperdiciar el valiente sacrificio de tu hermano con deseos inútiles de venganza sino afrontar la verdad por muy dura que esta sea y pensar que hacer para solucionar esta situación que es tan agraviante por la cual tu hermano dio su vida para defendernos.

Shinn (rostro de incredulidad y voz temerosa): No lo entiendo Padre, no los entiendo, no puedo entenderlos.

Tras decir eso Shinn emprendió carrera de vuelta al castillo llorando, confundido completamente en sus ideas por no haber podido comprender las palabras de su padre, mientras que los demás sólo podía estar a la expectativa observando lo que sucedía, hasta que alguien se animo a decir algo.

Stellar (tono y mirada de angustia): Shinn, espera ¿adonde vas?

Y ya cuando Stellar se encaminaba a seguir a Shinn, esta fue detenida por el Rey Uzumi al escuchar estas palabras:

Uzumi (tono y mirada seria): Es mejor que lo dejemos solo hija, su corazón esta gravemente lastimado y es natural sufra de esta forma al perder a alguien tan importante como Arthur, es mas no el único que se siente así, todos estas sufriendo quizás algunos mas que otros en este momento (dirigiendo su mirad hacia Cagalli, quien permanecía en completo silencio sin hacer ningún movimiento, con la lagrimas brotando cuantiosamente de por sus ojos y con una mirada vacía producto de intenso dolor que habitaba en su corazón)

Stellar inmediatamente comprendió lo que Rey Uzumi quería decir y decidió no seguir a Shinn para dar todo su apoyo moral en ese momento a Cagalli quien ciertamente se encontraba muerta en vida.

Mientras tanto Kira regresaba al campamento griego después de su duro combate y fue recibido de inmediato por todos sus hombres que lo aguardaban a las puertas de su respectiva tienda.

Al descender de su caballo rápidamente fue asediado por sus soldados quienes le preguntaban insistentemente como le había ido en su batalla, pero Kira no contesto nada y simplemente entro a su tienda sin dar razón alguna a nadie.

Al entrar lo primero que ve es a Lacus sentada en un rincón, hecha un mar de lágrimas, pero al notar su presencia en el lugar, su ánimo cambio por completo y corrió hacia él con gran frenesí para abrazarlo de la alegría que le producía volverlo a ver.

Lacus (abrazado fuertemente a Kira, llorando pero con mirada feliz): Kira que bueno que estas vivo, oh mi amor estaba muy asustada pensé que no te volvería a ver.

En eso Lacus, vio que Kira se encontraba herido en la espalda, por la sangre que se impregno en su mano tras abrazarlo, lo que provoco que se preocupara.

Lacus (rostro y tono de preocupación): Oh por los dioses, pero si estas herido.

Kira (tono y voz despreocupada): No es nada.

Lacus (tono y mirada seria): Nada, sino se cura apropiadamente podría ser peligroso para tu salud, déjame curarte.

Tras decir eso Lacus le pidió a Kira despojarse de su armadura, para poder limpiarle y curarle la herida que tenia y mientras lo hacia Kira no podía dejar de mirar a su linda Lacus, mientras lo curaba con gran dedicación.

Después de varios minutos Lacus termino de curar la herida de Kira por completo.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Zeruel
Ninja clase S


Cantidad de envíos : 229
Fecha de inscripción : 18/04/2008

MensajeTema: Re: TROYA SEED   Jue Oct 23, 2008 3:24 pm

Kira: Gracias.

Lacus (tono de felicidad): No hay de que.

De pronto el rostro de Kira se lleno se incertidumbre al decir lo siguiente:

Kira (mirada de incertidumbre): Lacus, debes saber que esta herida fue producto de…

En eso Lacus lo interrumpió diciendo:

Lacus (mirada y tono serio): No digas más, ya lo se. Esta herida te la hiciste cuado estabas peleando con Arthur, cierto.

Kira: Si.

Lacus: No sabes que le ore a los dioses para que esto no pasara, pero lo que pasó, pasó y no hay nada quehacer, fue el DESTINO.

Al escuchar esa ultima palabra, Kira palideció por completo al recordar las palabras que Arthur le dijo en relación al tema del DESTINO, fue ahí entonces que Kira se desmorono emocionalmente y comenzó a llorar frenéticamente mientras se ponía de rodillas al piso.

Kira (llorando y con tono de desesperación): Lacus, Lacus, por favor perdóname, en verdad no quise hacerlo.

Lacus (mirada y tono de preocupación): Pero de que me hablas Kira.

Kira (abrazando a Lacus fuertemente): Había vencido a tu primo en combate y cuando estaba a punto de darle el golpe de gracia, no pude hacerlo ya que recordé lo que me dijiste esta mañana por lo que decidí perdonarle la vida, pero él menciono que esto no podría acabar así, y entonces se abalanzo contra mi y yo reaccione por instinto y lo mate, te juro en verdad que no quise hacerlo, pero ya no pude detenerme.

En ese momento Lacus respondió a la tristeza de Kira, abrazándolo con ternura, para después cruzar miradas de frente con su amor.

Y usando un tono amable y dulce ella le dijo:

Lacus: No tengo nada que perdonarte, no voy a mentirte yo quería mucho a mi primo y me duele en mi corazón su muerte, pero lo que realmente me atemorizaba era el hecho de perderte, por que yo… yo… (llorando) no podría vivir si ti. TE AMO KIRA.

Fue entonces que el semblante de la mirada de Kira cambio radicalmente se mostró mucho más tranquilo, al grado de acariciar suavemente el rostro de su amada que estaba convertida en ese momento lloraba a no más poder.

Kira (mirada serena y voz suave): Gracias por apoyarme Lacus, no sabes como estoy agradecido con los dioses por que te hayan puesto en vida ya que igual tú no podría soportar vivir sin ti, gracias Lacus.

Lacus: Kira.

Esa noche mientras en atrio central del palacio real de Troya se realizaban la ceremonia fúnebre del príncipe Arthur al cual asistió todo el pueblo de Troya quienes entre sollozos y rostros de indignación fueron a darle el último adiós a su querido príncipe, sin imaginar que desde una de colinas más cercanas a las murallas de la ciudad otros 2 invitados más, hacia pleno acto de presencia para presentar sus respetos a Arthur, Kira y Lacus contemplaban desde lo alto de la colina en completo silencio como la gran hoguera se encendía para iniciar el camino del joven príncipe al mas allá, mientras su partida era llorada por sus familiares y amigos con gran ahínco, en especial por su esposa Cagalli, quien no dejo de llorar durante toda la ceremonia mientras abrazaba con gran esmero a su hijo Nicol

Entre tanto Kira y Lacus observaban detenidamente el proseguir de los servios fúnebres de Arthur, cuando de pronto Lacus se aventuro a decir lo siguiente:

Lacus (tono y mirada de tímida): Kira, quisiera decirte algo que me pasa, pero no se si este bien que te lo diga en este momento.

Kira: Si y ¿qué es Lacus?, anda dime, sabes que puedes decirme lo que sea.

Lacus (sonrojada y voz quebrada): Pues veraz yo quiero decirte que yo… yo estoy….

Lacus: No es nada de importancia ya te contare después.

Kira (sonriendo): De acuerdo lo esperare con ansias.

Lacus no pudo decirle en se momento un secreto que llevaba en guardaba en lo mas profundo de su corazón, el cual llevaba una verdad tan grande y maravillosa que la llenaba de plena felicidad, pero a la vez de un miedo abrumador que la hacia titubear.



CONTINUARA….
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Zeruel
Ninja clase S


Cantidad de envíos : 229
Fecha de inscripción : 18/04/2008

MensajeTema: Re: TROYA SEED   Miér Oct 29, 2008 1:17 pm

omo veo que el foro esta un poco apagado que tienen el nuevo capitulo de mi historia.

Capitulo 16

“ADIOS MI LINDO TESORO”

Una semana ha pasado desde la muerte de Arthur y los ánimos en el bando griego, están muy caldeados, el Rey Gil se encontraba que echaba chispas, antes la impotencia de tener ya varios meses de haber atracado en la playa y que sus fuerzas eran incapaces de traspasar los grandes muros de la ciudad de Troya y constantemente lo demostraba con los fuertes reclamos que le hacia a cada uno de sus jefes militares y otros soberanos subordinados presentes al considerarlos unos completos incompetentes, por no poder trazar un ingenios plan de batalla que les diera la victoria segura sobre los griegos.

Mientras las discusiones seguían, en el campamento de los Mirmidones las cosas parecían poco a poco a volver a la normalidad, todos los hombros se encontraban de buen humor antes la noticia que un par de días partirían de regreso a Grecia y no seguir combatiendo más en esta absurda guerra.

Entre los hombres cargaban varias cosas al barco Kira se acerco a su sirviente Mizoguchi y le pregunto:

Kira: Mizoguchi.

Mizoguchi: Mi señor.

Kira (tono y mirada seria): ¿Cuando estaremos listos para partir?

Mizoguchi: Ya sólo falta que los hombres carguen las ultimas provisiones a la barco, estaremos listos para el tiempo acordado.

Kira (sonriendo): Muy bien hecho Mizoguchi, avísame cuando hayan terminado de subir todo, en cuanto más rápido salgamos de aquí será mejor para todos.

Mizoguchi: Si señor.

En eso llego su amigo Muu, quien regresaba de una las sesiones con el Rey Gil y le dijo lo siguiente:

Kira (tono sarcástico): ¿Qué tal Muu? uhh, por al cara que traes parece que esta vez el regaño fue bastante fuerte.

Muu (sonriendo y con tono elocuente): Ni te lo imaginas, ese Gil se cree más listo que todo mundo pero en verdad no es más que un pobre ignorante.

Kira: Si eso lo se.

Muu (viendo a la alrededor como los hombres de Kira cargaban las provisiones a la barcaza): Entonces va en serio, te marchas.

Kira (rostro serio): Si, ya esta decidió, para mi esta guerra esta más que terminada así que no trates de convencerme de lo contrario Muu.

Muu: Claro que no la haré amigo, solo vine a desearte un feliz viaje y agradecerte por haber venido en primera instancia a luchar con nosotros, entiendo que Troya significa para ti una herida muy profunda con lo de la muerte de tu primo Tolle.

Kira (mirada triste): Si, es verdad, esta guerra con Troya me quito algo valioso en mi vida como era mi primo, pero también debo confesarte (sonriendo) que no todo fue malo durante mi estancia en este lugar ya que me dio un tesoro tan grande por el cual estaré siempre agradecido.

Muu (rostro de curiosidad): ¿Y cuál es ese tesoro?

Kira (sonriendo y con tono feliz): Mi Lacus.

Muu (sonriendo); Es verdad, pues bien adiós amigo.

Kira (estrechando manos con Muu en señal de amistad): Adiós Muu, cuídate.

Y tras despedirse Kira regreso a su tienda mientras que Muu emprendió su camino hacia su propio campamento.

Al entrar en su tienda Kira pudo ver Lacus recostada en la cama con escalofríos y tosiendo fuertemente de forma repetitiva, por lo que inmediatamente se sentó junto a ella y le dijo:

Kira (rostro y tono de preocupación): Veo que ya despertaste como te encuentras hoy Lacus.

Lacus (rostro desmejorado): No muy bien Kira, creo que me siento peor que ayer.

Kira (mirada de preocupación): Eso no bueno Lacus ya llevas así varios días.

Lacus (tomando la mano de Kira, apretándola fuertemente y diciéndole con tono dulce): No te preocupes Kira, ya veras como me recupero pronto.

Kira (sonrojado y volteando a ver así otra parte): ¿Como quieres que no me preocupe?, si tu eres lo mas….

Kira al voltear la mirada hacia Lacus, pudo percibir como la chica comenzó a sufrir de severos ataques de escalofríos, por lo que Kira inmediatamente procedió a revisarla para ver lo que le sucedía.

Kira (tocando con su palma la frente de Lacus): Santo cielo pero si tienes mucha fiebre, entonces esto es bastante serio, espera aquí Lacus iré por ayuda.

Tras recostar a Lacus sobre la cama, Kira salio inmediatamente por el medico del campamento para que la examinara detenidamente y le dijera que era lo que tenia tan enferma a Lacus.

Tras varios minutos, el doctor termino de revisar a Lacus y con tono algo desalentador le dijo a Kira lo siguiente.

Medico: Lo siento señor, lamento informarle que la joven sufre de una terrible fiebre muy poco común estas tierras, el cual sino se atiende apropiadamente puede llevara a la muerte segura.

Kira (tono y rostro molesto): No me importa lo que tenga que hacer doctor, solo hágalo, (suplicando) sálvela por favor.

Medico: El problema que es no tengo los ingredientes necesario para preparar la medicina que necesita la señorita para aliviarse de este terrible malestar.

Kira (furioso): ¿Qué quiere decir con eso?

Medico: Para preparar la medicina que ayudaría contrarrestar los síntomas de la fiebre, necesito extraer la sábila del tronco de un árbol de abeto.

Kira: Eso es todo, pues entonces iré yo mismo a buscarlo.

Medico (tono de desanimo): No están sencillo señor, el problema es que tales árboles solo se dan en las regiones altas de las montañas, como las que se encuentra en los bosques de Troya.

Kira (sorprendido): ¿Qué?

Medico: Dado la situación actual en la que estamos seria prácticamente imposible que esta pudiera llegar ahí y traer la sábila que necesitamos para salvarla, además juzgando el estado en se encuentra ahora dudo que resista mas de 2 días, eso no le diaria suficiente tiempo para ir y regresar, en verdad lo siento mucho señor.

Kira (mirada atónita y voz quebrada): Eso .… no…. puede…. ser.

Una vez que el doctor hizo todo lo que estaba a s alcance se retiro, dejando a un anonadado Kira a lado de su ahora enferma Lacus, quien parecía empeorar a cada minuto que transcurría.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Zeruel
Ninja clase S


Cantidad de envíos : 229
Fecha de inscripción : 18/04/2008

MensajeTema: Re: TROYA SEED   Miér Oct 29, 2008 1:20 pm

La horas pasaron y Kira permaneció a su lado en todo momento cuidándola en lo que podía, pero lamentablemente la condición de Lacus iba empeorando cada vez mas.

En su desesperación por no poder hacer nada por ella, Kira comento:

Kira (mirando al cielo): ¿Por qué sucede esto que acaso esto es también obra del DESTINO?

Kira (voz fuerte y tono serio): ¿Qué acaso el DESTINO, quiere que Lacus, sufra de esta manera (mirando a su amada)?

De pronto Lacus comenzó entre jadeos por los delirios producto de la fiebre alta, a decir:

Lacus (voz quebrada y con un tono de desesperación que se profundizaban aun mas por cada palabra que decía): K...I...R....A, K...I…R...A, NO… ME... DEJES… KIRA… AYUDAME.

Lacus (con lagrimas en sus ojos y el mismo tono de desesperación, repitiendo una y otra vez): KIRA… AYUDAME.

Kira no hizo otra cosa que sujetar la mano de Lacus fuertemente, para que ella sintiera su presencia en esa terrible situación y notara que estaba con ella en todo momento, entre tanto la angustia de Kira, no poder hacer nada para ayudar a si linda Lacus, crecía cada vez mas.

Kira (con voz suave mientras acaricia la frente de Lacus): Descuida Lacus no voy abandonarte, no voy a dejarte morir, haré lo que sea para salvarte, incluso…

De pronto una idea vino a la mente de Kira quien de inmediato procedió a darle seguimiento.

Lo primero que hizo fue llamar a sirviente Mizoguchi quien se encontraba afuera de la tienda haciendo guardia como era su costumbre.

Kira: (voz fuerte y tono serio): Mizoguchi.

Mizoguchi: Dígame señor.

Kira: Ensilla mi caballo y tráelo a mi tienda enseguida.

Mizoguchi: ¿Va salir señor?

Kira: Si.

Mizoguchi: Pero ya es de noche.

Kira (tono molesto): Tu has lo que te ordeno, rápido.

Mizoguchi: Si señor.

Tras varios minutos después, Mizoguchi llego con el caballo de su amo, mientras el daba los últimos toques para alistarlo, Mizoguchi y todos los demás soldados mirmidones que se encontraban en el lugar vieron a su líder salir de su tienda con Lacus en brazos cubierta por una sabana.

Una vez que el caballo estuvo listo, Kira lo monto cargando a Lacus consigo, quien se encontraba aun temblando y sufriendo por los efectos de la fiebre.

En eso Mizoguchi le pregunto a su amo lo siguiente:

Mizoguchi (tono serio): Señor no quiere que vaya con usted.

Kira (mirada y voz seria): No, iré sólo, ustedes (dirigiéndose a sus Mirmidones) esperar aquí y no decir ninguna palabra de esto a nadie, entendieron.

Mirmidones (al unísono): Si señor.

Y así Kira emprendió su cabalgata desconocida en compañía de Lacus, cobijados por la penumbra de la noche.

Entre tanto en las murallas de Troya, un par de centinelas hacían su guardia nocturna.

Soldado 1: Ahh, que aburrimiento, no cabe duda vigilar de noche es algo tan casado.

Soldado 2: No te quejes deberías estar agradecido ya hace varias semanas que esos griegos no han intentado ningún nuevo ataque contra nosotros.

Soldado 1: Bueno eso es cierto, pero quisiera que pasara algo interesante para variar, me estoy hartando de no hacer nada.

De pronto se escucho una voz que dijo:

Voz (tono serio): Cuidado con lo que deseas por que podría hacerse realidad cuando tu menos pienses.

Soldado 1 (mirada acongojada): Capitán Deakka, perdone mis palabras señor yo no quise decir eso…

Deakka: Bueno no te preocupes, pero no quiero volver a escucharlos decir palabras como esa y menos tomando en consideración el momento tan grave en el que nos encontramos

Ambos soldados (al unísono): Entendido señor.

En eso uno de los soldados diviso a lo lejos algo.

Soldado 2 (dirigiéndose a Deakka): Mire eso señor, allá a lo lejos parece que alguien se acerca a caballo.

Deakka (mirando hacia el horizonte): ¿Qué dices?

Ninguno de los 3 hombres puedo ocultar su asombro al ver que la persona que se acercaba era ni más ni menos que Kira, el hombre que hace unos días acabo con la vida del príncipe Arthur.

Una vez que estuvo a una distancia considerable de la gran muralla de Troya, Kira detuvo su avance y al notar la presencia de los 3 hombres que lo observaban desde lo alto del muro, exclamo con voz fuerte lo siguiente:

Kira: Escuchen soldados de Troya, vengo en son de paz y la razón de mi presencia en este sitio es que necesito ver de forma urgente al Rey Uzumi o alguno miembro de la familia real, por favor es un caso de vida o muerte.

De pronto uno de los soldados le contesto:

Soldado 1: No digas tonterías, como te a través a venir aquí después de lo que hiciste, acaso piensas que vamos acceder a tu absurda petición.

En eso Kira volvió a suplicar la presencia de Rey en lugar:

Kira (mirada seria y voz fuerte): Por favor, necesito ver al Rey, esta aquí conmigo ni más ni menos que la sobrina de su majestad, Lady Lacus.

Deakka (mirada de asombro): ¿Lady Lacus?

Soldado 1: Ha, esas son mentiras, Lady Lacus fue asesinada cruelmente en el templo de Apolo el día que ustedes desembarcaron en la playa.

En ese instante Kira mostró los solados el rostro Lacus, quien se encontraba profundamente dormida, a acusa de su malestar.

Kira (tono serio): Esta es prueba suficiente de que digo la verdad, en estos momentos Lacus, esta gravemente enferma y sino recibe tratamiento medico pronto, temo que no sobrevivirá, por eso necesito hablar con el Rey, por favor se los ruego ayúdenme.

Soldado 2 (asombrado): Es cierto no cabe duda Lady Lacus viene con él.

Soldado 1: Ahora que hacemos capitán Deakka.

Deakka (voz y tono serio): Abran las puertas principales y díganle que aguarde en el límite de la entrada, yo iré avisarle inmediatamente al Rey.

Soldados (a unísono): Si señor.

Y ni tardo ni perezoso Deakka se lanzo de prisa a avisarle la buena nueva a Rey quien se encontraba en ese momento en la sala del trono en compañía de Stellar, Cagalli y el general Kisaka.

Cabe señalar que la noticia fue de gran impacto, pero a su vez de suma alegría para todos los presentes, ya que después de de tanto tiempo de pensar que Lacus, había muerto, ahora sabían que estaba con vida.

Uzumi (sorprendido): Lacus viva, no puedo creerlo.

Deakka: Así es majestad, yo mismo la vi con mis propios ojos, en compañía de ese guerrero griego a quien se le conoce por el nombre de Kira.

Uzumi: Kira ¿dices?

Kisaka: Disculpe señor pero ese no es nombre del soldado griego que… (mirando a Cagalli)

Uzumi (rostro de tristeza): Así es.

Deakka: Y ¿qué piensa hacer entonces majestad?

Uzumi (mirada seria): Iré a verlo.

Kisaka (rostro de preocupación): Pero señor se da cuentas de que esto podría tratarse de una trampa de los griegos.

Uzumi (voz seria): Estoy plenamente conciente de eso, pero no arriesgare la vida de Lacus, solo para salvar la mía,

Kisaka: Pero señor.

Uzumi: Ya perdí a mi hijo, no pienso perder a nadie más de familia.

Kisaka (mirada de resignación): Entendiendo señor, pero entonces no le importara que vaya con usted, solo por precaución.

Uzumi: Por supuesto que no amigo mió, es mas iba pedirte que me acompañaras, como en lo viejos tiempos.

Kisaka (riendo): Así es señor.

En eso el Rey le pregunto a Stellar lo siguiente:

Uzumi: Stellar ¿sabes donde esta Shinn?

Stellar: La ultima vez que lo vi estaba en sala de practicas, últimamente ha estado practicando mucho su arquería.

Uzumi: Bien si pregunta por nosotros, por favor no le menciones ninguna palabra de esto.

Stellar (rostro de sorpresa): Pero…

Uzumi: Si se entera del lugar al que vamos, lo mas seguro es que desee seguirnos y si esto se trata de una trampa, podría ser peligroso que fuera, con nosotros es más que suficiente, lo entiendes.

Stellar: Si majestad, como usted diga.

Uzumi (poniendo su mano sobre el hombro de Stellar y sonriéndole): Muchas garcías hija.

Y así el Rey en compañía de sus 2 jefes militares (Kisaka y Deakka) marcharon hacia las puertas de Troya, con el único fin de traer de vuelta a Lacus sana y salva.

Al llegar a las puertas, el Rey pudo ver a Kira montado en su caballo en los linderos de la entrada, aguardando tranquilamente con Lacus en brazos.

El Rey fue el primero en descender de la carroza que lo transportaba, y se encamino hacia Kira de forma por de mas serena y lenta.

Kira al ver que el Rey Uzumi se acercaba a él, procedió a bajar de su caballo con mucho cuidado y cuando estuvo a una distancia prudente Kira le dijo al rey lo siguiente:

Kira (tono serio y cargando con delicadeza a Lacus): Alto majestad, antes que nada le agradezco por estar aquí en esta noche, quiero que sepa que si no hubiera una razón de peso para estar aquí no habría solicitado de forma urgente en verlo.

Uzumi (voz y mirada seria): Pues ya estoy aquí muchacho, habla.

Kira (tono y mirada seria): Lacus, esta muy enferma y los médicos de mi pueblo no pueden ayudarla, pero ustedes con sus medicinas si, por ese motivo y pensando en el bienestar de Lacus, se la devuelvo por que no quiero que muera, pero antes de eso debe prometerme una cosa (abrazando fuertemente a Lacus quien aun se encontraba inconsciente y débil), que una vez que Lacus se reestablezca, llévela por favor a un lugar seguro lejos de esta maldita guerra de cualquier otro conflicto, para que ella pueda vivir una vida normal en compañía de las personas que ama.

Uzumi no pudo desmentir lo asombroso de la petición del hombre, dándose cuenta de inmediato que realmente estaba preocupado por la seguridad de su sobrina, por lo que no dudo en aceptar su proposición a cambio de recuperar a su querida Lacus.

Uzumi (rostro de serenidad): Lo prometo.

Y una vez hecho el acuerdo entre caballeros, Kira le entrego al Rey en sus propias manos a su linda Lacus, quien de inmediato le agradeció por todo lo que había hecho por su sobrina a lo que Kira se le respondió que eso no era necesario siempre y cuando cumpliera con su palabra de poner a salvo a Lacus, una vez que se recupera de su enfermedad, posteriormente Kira se dio la vuelta y comenzó a caminar de regreso hacia de caballo cuando de pronto de detuvo para decir al Rey quien también comenzaba a retirarse del lugar.

Kira (dándole la espalda al Rey, con la cabeza cabizbaja y con voz seria): Solo una cosas más majestad.

Uzumi (volteando a ver a Kira): Y ¿qué es muchacho?

Kira (subiendo la mirada y un gesto de dolor que no podía disimular): Dígale a Lacus, por favor, que Kira dijo gracias por todos esos maravillosos momentos, siempre estarán en mi corazón hasta el día de mi muerte.

Y tras decir eso Kira se alejo del lugar lo mas rápido de que pudo, las lagrimas brotaban de sus ojos como nunca antes lo habían hecho esto en toda su vida, ante el dolor de perder el tesoro mas valioso que había tenido hasta ese entonces.

CONTINUARA….
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Slafier
Ninja clase S


Masculino
Cantidad de envíos : 337
Edad : 32
Fecha de inscripción : 02/04/2008

Conóceme
Mi personaje Favorito:
Mi frase más dicha::

MensajeTema: Re: TROYA SEED   Jue Oct 30, 2008 10:02 pm

No importa cuantas veces lo lea amigo mio, tu fic me sigue encantando, lastima que no cause el mismo furor entre nuestros compañeros de foro.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Zeruel
Ninja clase S


Cantidad de envíos : 229
Fecha de inscripción : 18/04/2008

MensajeTema: Re: TROYA SEED   Miér Nov 12, 2008 1:56 pm

Capitulo 17

“EL CABALLO DE TROYA: UNA NUEVA ESTRATEGIA”

La noche transcurría su curso con normalidad, mientras que un melancólico Kira cabalgaba a todo galope en su corcel de regreso a su campamento, mientras su corazón y su alma lloraban por el hecho de haber tenido que separarse de su amada.

Entre tanto en otro sitio de cuartel de los griegos, Muu les escribía la primera carta en meses a su querida Marie, mientras uno de sus capitanes de mayor confianza se encontraba a lado suyo tallado en un pedazo de madera una figura de un caballo de juguete, que el soldado hacia para regalársela a su hijo pequeño una vez que regresara casa después de que la guerra terminara.

A Muu le impresiono la fineza y lo bien definido del tallado, por lo que no pudo evitar preguntarle a su compañero lo siguiente.

Muu: Bonito caballo de juguete.

Soldado (tono alegre): Ah, muchas gracias señor, es para mi hijo pienso dárselo en su próximo cumpleaños que será dentro de un par de meses.

Muu (sonriendo): Si entiendo, estoy seguro que le encantara.

Soldado: Eso espero ya que me esforcé mucho por terminarlo, ya que como vera, no tan solo es un juguete común, esta figura también puede se utilizada como una especie de caja para guardar alguna cosa que mi hijo desee.

Muu (tono de sorpresa): En serio.

Soldado: Si en serio, mire (abriendo un pequeño compartimiento que hizo en una de costado de la figura), ya lo ve.

Muu: Si lo veo, es muy interesante.

Al ver lo ingenioso e innovador del juguete, Muu no pudo dejar de pensar que en el diseño de ese articulo podría encontrarse quizás, la llave para dar un certero golpe a Troya, que acabaría con la guerra de una vez, por lo que tras meditarlo a conciencia un tiempo fue de inmediato a ver al Rey Gil para comunicarle su plan.

El Rey estuvo convencido de que su idea no era tan mala, pro lo que decidió acceder de que se implementara de inmediato por lo que rápidamente la noticia se difundió por cada uno de los campamentos del ejercito griego para comenzar con los preparativos.

Ya casi de madrugada cuando Kira regreso a su campamento y sin decir palabra alguna a sus hombres quienes lo habían esperado con ansias todo este tiempo, entro a su tienda para descansar.

Y caída la tarde Kira despertó de su larga siesta, y tras probar bocado decidió caminar un poco para despejar su mente, mientras su hombres preocupados por al actitud tomada por su líder, solo se limitaban a observarlo con detenimiento con una profunda mirada de compasión.

Durante su caminata, Kira deambulo por varios de los otros campamentos y en su andar logro escuchar entre las conversaciones de los soldados sobre el nuevo plan de batalla que se había ideado para tomar de ciudad de Troya.

Ante la sorpresa de la revelación, Kira se dispuso a regresar de inmediato a su campamento de forma sigilosa para pensar que hacer ante esta noticia tan inesperada.

En toda la noche se la paso pensando y pensado sobre lo que había escuchado y tras una detenida meditación no tardo mucho en descubrir lo que planeaba hacer con esta estrategia tan sorpresiva.

A la mañana siguiente, mientras todos los demás soldados del resto de los campamentos trabajaban duramente poniendo en marcha la estrategia de Muu, capitán de los mirmidones Mizoguchi, se acerco a su líder para comunicarle lo siguientes una vez que este salio de su tienda tras una difícil noche que la paso en vela, pensando quehacer ante esta medida tomada por su compatriotas griegos.

Mizoguchi: Disculpe señor.

Kira (mirada y voz seria): ¿Qué sucede Mizoguchi?

Mizoguchi: Sólo quería informarle que los hombres ya terminaron de cargar las últimas provisiones al barco, podemos partir cuando usted lo desee.

Kira: Bien hecho Mizoguchi.

En eso Kira se acerco a Mizoguchi, y con tono amable y colocando su mano sobre el hombro de su compañero le dijo:

Kira (sonriendo y extendiendo su mano en señal de cordial saludo): Gracias por todo.

Mizoguchi (mirada de extrañeza al momento de estrechar la mano de su jefe): Me de las gracias, ¿por que?, no lo entiendo señor.

Kira: Te doy las gracias, por todos los años que estuviste a mi lado, créenme, que aprecio todo lo que hiciste por mi, pero a partir de ahora seguiré sólo y no quiero exponer a ninguno de ustedes en mis problemas.

Mizoguchi (rostro de extrañeza): Perdone usted señor, pero sigo sin entender lo que me quiere decir, y ¿por se despide de esa forma tan repentina?

Kira (tono sereno y mirada seria): Lo quiero decir, es que no regresare con ustedes mañana a Grecia.

Mizoguchi: Pero ¿por que no señor?, aquí ya no tiene nada que hacer.

Kira (voz seria): Te equivocas, todavía tengo algo más por hacer en estas tierras, pero en este viaje, ustedes no pueden seguirme, ya que es algo que debo solo.

Kira: Adiós amigo, ahora ve y descansa, que esta el la ultima orden que te doy.

Al ver la determinación en los ojos de su amo, Mizoguchi de inmediato comprendió cuales eran sus intenciones al decirle estas palabras, por lo que al no tener el valor de persuadirlo en lo contrario, lo único que hizo fue decirle mientras se retiraba del lugar:

Mizoguchi: Mi señor Kira, quiero que sepa que ha sido el mayor honor de mi vida el haber servido a alguien como usted.

Kira (volteando a ver a Mizoguchi y despidiéndose con una amable sonrisa): El honor fue todo mió amigo.

Y así a la mañana siguiente el barco de los Mirmidones se hizo a la mar nuevamente esta vez teniendo como destino el regreso a casa después de largos meses de intensa lucha, y mientras el sol despuntaba en el horizonte un grupo de fieles y aguerrido soldados saludaban por ultima vez a su afamado líder, quien desde la cima de un acantilado también los despedía de manera solemne, todos con sus espadas desenvainadas y guardando el respeto que se merecían todos por la valiente de su participación en esta guerra.

La noticia sobre la partida de los Mirmidones rápidamente se difundió por todo el campamento griego, hasta llegar a oídos del mismo Rey Gil, quien pese a lo sorprendido del acto tan osado cometido por estos, no puedo negar su alegría en parte ante el hecho de que suponía que ya no tendría que lidiar más con Kira.

Ante este suceso Gil ordeno que se trabajara con mayor rapidez en los preparativos del nuevo plan de batalla, el cual de seguro les daría la victoria definitiva en esta guerra.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Zeruel
Ninja clase S


Cantidad de envíos : 229
Fecha de inscripción : 18/04/2008

MensajeTema: Re: TROYA SEED   Miér Nov 12, 2008 1:56 pm

A la mañana siguiente en una de las habitaciones del palacio real de Troya una recién convaleciente Lacus despertaba después de varios días en recuperación de su enfermedad y los primero que vio al despertar fue a su querido primo Shinn diciéndole esta bellas palabras, en gozo a su fehaciente su mejoría.

Shinn (sonriendo y con tono gentil): Bienvenida de nuevo a la vida mi hermosa bella durmiente.

Lacus se sorprendió tan de ver a su primo que rápidamente se apresuro a abrazarlo de la alegría que le causaba verlo ahí.

Lacus (abrazándolo fuertemente): Shinn que bueno verte de nuevo, como no sabía nada de ustedes estaba muy preocupada.

Shinn (sonriendo): Yo también me alegro mucho de verte Lacus, como todos los que estamos aquí contigo.

En ese momento Lacus pudo apreciar como también Cagalli, Stellar y el mismo Rey Uzumi se encontraban acompañándola en esa habitación.

Lacus (mirada de felicidad): Cagalli, tío, Stellar, ustedes también están aquí que alegría verlos sanos y salvo.

Uzumi (tono amable): A nosotros también nos da gusto verte ya bien Lacus, nos preocupaste.

Lacus (rostro de extrañeza): Y ¿por que?

Stellar: A caso ya lo olvidaste Lacus, estuviste con fiebre muy alta 2 días seguidos. Y de no ser por que el Rey Uzumi te trajo al castillo a tiempo para proporcionarte la medicina que necesitabas de seguro habrías muerto.

Al escuchar tales palabras, Lacus de inmediato recordó lo sucedido de cuando estuvo enferma de gravedad en la tienda de Kira y lo último que recordaba sobre ese suceso es que Kira la llevaba en brazos mientras montaban a caballo.

Ese recuerdo tan intenso hizo que Lacus comenzara a temblar de nuevo, lo que rápidamente fue percibido por todos los presentes.

Shinn (rostro de preocupación): Lacus esta bien, ¿a caso te duele algo?

Lacus (voz quebrada): Si estoy bien Shinn, solo un poco cansada quisiera descansar un poco más, si no les molesta querida familia.

Uzumi: Lacus tiene razón han sido muchas emociones fuertes para un solo día, pienso que es mejor que la dejemos dormir un tiempo mas para que se recupere por completo.

Al hacer mención de esto todos los presentes procedieron ha abandonar la habitación, siendo el Rey Uzumi el ultimo en hacerlo, cuando de repente fue detenido por su sobrina Lacus.

Lacus: Tío, gracias por entenderme.

Uzumi: No tienes por que darlas querida sobrina, lo importante es que te recuperes pronto, ya que sino no podré cumplir con la promesa que el hice a ese joven llamado Kira, de cuidar de ti.

Lacus (pensando): K…I…R…A.

De inmediato Lacus se dio cuanta que su tío conocía algo de su relación con Kira por lo que quiso contarle lo sucedido entre ellos para así despejar todas las preguntas que seguro tenía para ella.

Lacus (rostro apenado): Tío veraz en cuanto a eso yo debo decirte…

Uzumi (acercándose a Lacus y poniendo su mano sobre su hombro y con tono gentil): Eso no es necesario hija, ya se todo lo que debía saber, puedo darme cuenta por tu semblante que él es una persona muy especial para ti, así como tu lo eres para él.

Lacus (rostro de sorpresa): Pero ¿cómo sabes eso tío?

Uzumi: Por que él mismo me lo dijo la noche que te trajo de regreso con nosotros.

Lacus (sorprendida): Kira hizo eso.

Uzumi: Así es lo hizo para poder salvarte la vida y debo admitir que al principio no podía creer que ese hombre a quien se le conoce como el más bravo y tenaz guerrero de toda Grecia, pudiera hacer algo así por otra persona, pero veo que al fin de cuentas es verdad lo que dicen, el amor puede incluso domar al corazón mas frió, y eso es exactamente lo que pasado entre es ustedes, él te ama con todo corazón y como tu lo amas a él cierto

Lacus (mirada y tono de triste): Si.

Uzumi (mirada seria): Y por eso se atrevió hacer lo que hizo para tu bienestar, pese a saber la gran pena que le causaría ambos esta separación, y por eso le admiro por su gran valentía y coraje.

Uzumi: Bien creo que ya hemos hablado bastante sobre este tema para un día, continuaremos nuestra conversación una vez que te sientas mejor sobrina.

Una vez junto la puerta Uzumi recordó algo más que decirle a Lacus, por lo que se apresuro hacerlo para si poder dejarla descansar.

Uzumi (dándole la espalda a Lacus con la puerta medio abierta): Lacus, solo una cosa más tengo que decirte.

Lacus (rostro de extrañeza): Y ¿qué es tío?

Uzumi: Kira me pido de favor que te dirá un mensaje en el momento que te sintieras mejor.

Lacus no pudo ocultar su mirada de sorpresa ante tal revelación, por lo que rápidamente le pidió a tu tío que el dijera lo que su Kira había dicho para ella, por lo que el Rey le dijo lo siguiente:

Uzumi: El dijo que te agradecía de todo corazón por lo bellos momentos que le diste a su lado y que siempre los tendrá presente todos los días de su vida, esperando que tú también logres ser feliz.

Lacus (llorando y mirada de un profunda tristeza): K…I…R…A.

Una ves dicho lo que tenia que decir Uzumi abandono la habitación en el acto, dejando a Lacus completamente sola con su pensamientos.

Pero la tristeza de Lacus era inmensa y su corazón se desagarraba ante el dolor de estar separada de su amor por lo que no le quedo más remedio que sumergirse en la más profunda melancolía.

Lacus (tocándose el vientre con sus manos y mientras sus ojos se llenaban de lágrimas): Kira, ¿por qué?… ¿por qué no me dejaste estar a tu lado?… ahora que más me te necesito… ¿por qué?

Ese día Lacus estuvo llorando gran parte del día ante la desesperación de no saber que hacer, pero el destino todavía tenía deparado muchas sorpresas para todos y sus vidas estaban a punto de tomar un giro completamente inesperado.

CONTINUARA….
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Zeruel
Ninja clase S


Cantidad de envíos : 229
Fecha de inscripción : 18/04/2008

MensajeTema: Re: TROYA SEED   Vie Nov 21, 2008 1:50 pm

Capitulo 18

“ARDE TROYA”

Ya pasaba más de una semana desde que Lacus había regresado al castillo y su salud se había recobrado totalmente, por lo que la familia real decidió celebrar tan maravilloso acontecimiento con una gran cena de gala a la que asistieron todas las personas de la nobleza y jefes militares de más importancia en la ciudad de Troya.

Toda transcurría con la mayor normalidad, cuando uno de los guardias que vigilaban los enormes muros de la ciudad, entre al salón de fiestas de forma pro de mas apresurada y con un semblante de nerviosismo que llamo la atención inmediata de todos los presentes.

El soldado no perdió tiempo alguno y se acerco a su majestad de inmediato ay que tenia algo importante que comunicarle.

Soldado (mirada nerviosa y gesto de cansancio): Su majestad pido disculpas por haber entrado de esta forma tan precipitada, pero créame que las noticias que traiga son de suma relevancia para su señoría, y decidí venir a manifestárselas lo más pronto posible.

Uzumi (mirada de curiosidad): Pues bien hijo no te quedes callado habla de una vez por favor.

Soldado: Señor ha ocurrido un verdadero milagro de los dioses, los griegos se han retirado de la Troya.

Ante la noticia todo el mundo no pudo ocultar su mirada de incredulidad y por un breve momento todo el lugar entro en un profundo silencio por lo inesperado de la revelación.

Shinn (volteando a ver al soldado): ¿Qué has dicho?

Soldado: ¿Qué lo griegos se retiran mi príncipe?

Shinn (rostro de incredulidad): Eso no puede ser posible, debe tratarse de algún error.

Soldado: No lo es mi señor, yo mismo lo acabo de ver con mis propios ojos, los barcos de guerra griegos han comenzado a abandonar la playa y se dirigen a mar abierto.

Uzumi: ¿Estas seguro de lo que dices hijo?, esto es algo muy serio.

Soldado (tono de seguridad y mirada seria): Si su majestad, si gusta puede verlo usted mismo desde el balcón de este salón y vera que lo que le digo es cierto señor.

Fue entonces que el tanto el Rey Uzumi, Shinn y otras salieron a, los distintos balcones para comprobar si lo que decía aquel hombre era cierto y para su sorpresa era verdad, el intenso y claro resplandor de la luna esa noche pudo mostrarles sin obstrucción alguna como los barcos griegos se retiraban de la costa con rumbo hacia el horizonte.

Nadie podía creer lo que veía, acaso esto era una fidedigna señal de que la guerra entre Troya Y Grecia había terminado y que después de incontables sacrificios de vidas humanas valiosas, la paz había regresado aquellas lejanas tierras.

La felicidad si hizo presente en todas las miradas de los ahí presentes, ante el jubilo de que aquel terrible conflicto había finalizado.

Pero las noticias y las sorpresas no concluían aun ya que el soldado todavía tenía algo mas que informarle a su majestad entorno a este asunto.

Soldado: Señor, debo infórmale de otro asunto en relación a tema de las partida del ejercito griego, vera no quise venir informar nada su majestad hasta estar completamente seguro de que esto no se trataba de alguna trampa, decidí en ir en una partida de reconocimiento a examinar el área donde había estado instalado el campamento enemigo y encontramos algo que tal vez debería ver señor con sus propios ojos.

Uzumi: (rostro de extrañeza): ¿Y qué es soldado?

Soldado: Será mejor por su seguridad majestad que lo vea mejor mañana temprano.

Uzumi: Bien (volteando la mirada hacia el resto de los invitados), ahora volviendo a lo que estábamos queridos amigos, aunado al hecho de que mi querida sobrina Lacus a regresado al palacio debemos celebrar el fin de esta guerra que ha marcado a nuestra bella nación y por este triunfo solemne del pueblo troyano que con la gracia y la benevolencia divina hemos podido superar con éxito esta dura prueba a la que hemos sido sometidos.

Uzumi (tono eufórico y levantando su copa de vino al cielo): Hermanos y hermanas de Troya brindemos por nuestro pueblo y por este triunfo histórico.

Uzumi: Salud por Troya.

Todos (al unísono levantando también su copa al aire) Por Troya.

Y tal como la había dicho la noche anterior, muy temprano en la mañana el Rey Uzumi acompañado por varios de sus jefes militares, llegaron al lugar donde se había instalando el campamento enemigo, solo para verificar que en efecto los griegos habían abandonado la costa de Troya.

Pero lo que realmente los había dejado anonadados mas allá de vació de ese lugar fue el ver un extraño monumento construido con madera de las más fina la cual tenia la forma de caballo de varios de metros de largo y alto y que había sido depositado en aquel sitio por los griegos antes de irse, quizás comos señal de rendición o tal vez un regalo por el triunfo histórico logrado por el pueblo troyano.

Tras observa detenidamente aquella extraña estatua por varios minutos, el Rey Uzumi ordeno que los sus hombres la transportaran a dentro de la ciudad, donde después decidirían quehacer con ella.

La labor fue tediosa y extenuante para lo hombres, por lo que le tomo casi todo el día poder mover la enorme y pesada estatua hasta el corazón mismo de la ciudad, en la plaza central del pueblo, donde todo el mundo pudo contemplar tan enigmático y majestuoso presente dejado por lo que hace poco tiempo eran sus más temibles enemigos.

Entre tanto el Rey Uzumi así como es resto de la familia real de Troya se dispuso a continuar con sus actividades cotidianas como el resto de las demás troyanos ahora que los tiempos paz habían regresado aquella lejana tierra.

La penumbra de la noche cubrió por completo la ciudad y la mayoría de la gente de Troya dormía, incluso los guardias, quienes se suponían debían velar en todo momento por la seguridad de los ciudadanos aprovecharon el aire de tranquilidad y confianza que se respiraba en el sitio para descansar también.

Por lo que nadie se dio percato de ciertos ruidos extraños que provenían de adentro de la aquella extraña figura.

Y cual fuera su sorpresa si superan que esos ruidos eran producto del trabajo de numerosos soldados griegos quienes se habían escondido todo ese tiempo dentro de la estructura para evitar se visto y empezar así con su ataque final a la ciudad.

Una vez que todos salieron de la estatua de la caballo, el Rey Muu, quien lideraba esta operación, dio rienda suelta a su plan y el ataque sorpresa comenzó, primero con emboscar a los vigías y veladores que resguardaban las puertas y muros frontales de la ciudad, para si poder después enviar unas señales de humo al resto de la armada griega que regresaba de altamar aprovechando la oscuridad de la noche, en completo silencio para evitar ser detectados.

Tras terminar de eliminar a todos los guardias de la puerta principal, los griegos comenzaron abrir las enormes puertas, para sus compañeros que llegaban por miles a toda prisa desde la costa, para empezar así el atraco final la ciudad de Troya.

Lamentablemente para los troyanos cuando al fin pudieron reaccionar a la trampa de la que habían sido victimas, era muy tarde, su ciudad ya estaba siendo invadida por centeneras de soldados griegos, hambrientos de una incontenible sed de sangre y deseos de venganza, que asesinaban sin cuartel alguno a cualquier troyano que se le atravesara en el camino, a niños, y adultos por igual.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Zeruel
Ninja clase S


Cantidad de envíos : 229
Fecha de inscripción : 18/04/2008

MensajeTema: Re: TROYA SEED   Vie Nov 21, 2008 1:51 pm

El ejército griego había tomado por completo toda la plaza central de la ciudad y los cuerpos de guardias troyanos que se encontraban resguardando eran incapaces de contener en feroz avance del enemigo que tenia como principal objetivo el castillo de Troya.

Mientras tanto la familia real al enterarse de la entrada de los griegos a la ciudad, rápidamente se reunió en el salón de trono, con la firme intención de escapar ahora que aun había tiempo de hacerlo, por lo que se apresuraron a salir del palacio aprovechando la ruta de escape que días antes Arthur le había mostrado a su esposa Cagalli, por lo que ella los guió hacia el camino donde se encontraba la salida, a todos menos el Rey Uzumi, quien resignado a posible final que le esperaba decidió quedarse en el palacio para organizar un ultimo frente de resistencia para combatir los embates del ejercito griego.

Obviamente esta decisión sorprendió a todos los miembros de la familia real y amigos que los acompañaban en especial a Shinn quien en un desesperado intento trato de persuadir a su padre de que desistiera de esa idea y que viniera con ellos a un lugar mas seguro, pero el Rey firme en su decisión le dijo a su hijo lo siguiente:

Uzumi: Hijo mió, ahora tu debes hacerte cargo de la familia y de nuestro pueblo, ten en cuenta que en caso de que me pase algo, tu serás ahora el Rey de Troya.

Shinn (rostro de angustia): Pero padre si te quedas morirás, por favor ven con nosotros.

Uzumi (sonriendo): No hijo este es mi deber, y ahora tú tienes también un deber muy importante y es conducir a estas personas a la salvación, por eso (sacando su espada y dándosela a su hijo) creo que debes poseer esto.

Shinn (sosteniendo la espada de su padre con ambas manos): ¿Esta es?

Uzumi: Si la espada de la corona de Troya, mientras esta espada sea sostenida por la mano de un troyano nuestro pueblo tendrá futuro, nunca lo olvides hijo (abrazándolo fraternalmente a Shinn), ahora váyanse nosotros los detendremos lo más que podamos.

Tras decir esto todos se fueron siguiendo a Cagalli, incluyendo a Shinn quien sin decir nada más solo puedo ver tristemente como su padre los despedía con una mirada esperanzadora de que el futuro de Troya se encontraba en buenas manos.

Entre tanto en los limites de una de las murallas laterales de la ciudad, una sombra trepaba por los escarpados muros, se trataba ni mas ni menos que de Kira, quien durante todo este tiempo permaneció escondido inclusive para los suyos, con el único fin de encontrar el momento oportuno de poder entrar en la ciudad y recuperar la cosa más importante en su vida, su amada Lacus, quien ahora se encontraba acompañando a Shinn, Stellar y Cagalli con Nicol en brazos y un pequeño grupo de ciudadanos troyanos, en su camino hacia la ruta de escape.

Lamentablemente por donde se viera el caos proliferaba en toda la ciudad, la gente corría despavorida de un lugar a otro con la única intención de salvarse de los soldados griegos quienes continuaban su rápido avance por las calles de la ciudadela hasta llegar con mayor obstáculo a las puertas del castillo.

Tras estas, centenares de los mejores y más bravos guerreros de Troya comandados por el general Kisaka, hacían guardia en un tenaz intento por defender su ciudad del ejército invasor hasta el último hombre de ser necesario.

Por otro lado, Kira continuaba su andar por las calles de Troya buscando a Lacus por doquier, esperando que no fuera muy tarde para ello, durante su trayecto, fue interceptado por 2 soldado troyanos, quienes cumpliendo con su deber arremetieron contra él, pero fueron sometidos rápidamente por el diestro guerrero, sin lastimarlos de seriedad.

Kira (tomando a uno de los hombres con su espada sobre el cuello del soldado y preguntándole con tono fuerte y mirada seria): ¿Dónde esta Lady Lacus?

Soldado (asustado): No lo se, tal vez se encuentre junto con el resto de la familia real en el castillo, por ahí (señalando con su mano un sendero por el cual llegar al palacio), pero por favor no me mates tengo esposa y un hijo.

Kira (voz seria): Entonces vete con ellos de Troya (soltando al hombre para que se fuera).

Mientras tanto la matanza de troyanos continuaba, el saqueo a las casas y comercios era latente y la sed de crueldad no paraba con al derrota del enemigo sino con la aniquilación total de todo lo relacionado con ello.

El Rey Gil extasiado por el júbilo de la suprema victoria que había alcanzado hasta ahora, exclamo a sus hombres mientras estos continuaban realizando disturbios por toda la ciudad:

Gil (voz fuerte y tono emocionado): Adelante hombres, no dejen con vida a nadie, destrúyanlo todo, quemen la ciudad, que arda Troya.

Y los soldados griegos cumplieron a raja tabla la orden de su Rey, y comenzaron prenderles fuego a todos los hogares y establecimientos, provocando una gran fumarola de fuego y humo que se apreciaba desde cualquier ángulo de la ciudad.

El Rey Uzumi preocupado por la situación de su pueblo subió a uno de los balcones del castillo y puedo ver con sus propios ojos como su hermosa ciudad era reducida a cenizas por los varios incendios provocados por el enemigo en su afán de destruirlo todo a su paso.



CONTINUARA….
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Zeruel
Ninja clase S


Cantidad de envíos : 229
Fecha de inscripción : 18/04/2008

MensajeTema: Re: TROYA SEED   Mar Nov 25, 2008 2:48 pm

Este es el ultimo capitulo de mi fan fic amigos que los disfryten y ojala puedan compartir su opinion.

Capitulo 19

“EL FIN DE LA GUERRA: LA CAIDA DEL HEROE”

Troya se encontraba en completo caos, el hedor de la sangre y de la destrucción hondaban por cualquier parte de la ciudad, mientras los miles de habitantes trataban de huir de manera despavorida de unos indomables griegos, cobijados por el espíritu de la muerte y al guerra.

Fue dentro de este desorden generalizado, donde un reducido grupo de troyanos encabezados por el príncipe Shinn, trataban de huir aprovechando la ruta de escape que tiempo antes su hermano había previsto para ellos para una situación tan emergente como la presente.

Pero la histeria colectiva era tal, que lamentablemente durante el trayecto, Lacus se vio separada del grupo, y lo pero del caso es que nadie de su familiares y amigos se habían dado cuenta de ello hasta que al llegar al pasadizo que conllevaba a la salida, Shinn le pregunto a todos los presentes al notar la ausencia de Lacus.

Shinn (mirada y tono de preocupación): Oh no y Lacus, ¿Lacus donde estas?

Cagalli (tono preocupado): Shinn, Lacus no esta aquí, de seguro se perdió mientras dirigíamos hacia aquí.

Shinn (preocupado): No puede ser, maldición, entonces iré a buscarla.

En eso su amigo el capitán Deakka, quien era acompañado por toda su familia, le dijo a su majestad.

Deakka (voz y rostro serio): No señor, yo iré a buscar a Lady Lacus, usted váyase con su familia y estas personas.

Shinn (sonriendo): Agradezco este noble gesto capitán, pero Lacus, es mi prima y como miembro importante de mi familia es mí deber protegerla, ya que esa fue la promesa que le hice a mi padre y que pienso cumplir incluso me cueste la vida.

Deakka: Pero majestad

Shinn (sonriendo): Además amigo mió, usted tiene ahora una tarea más importante y es al de poner a salvo a su familia y a la mía, por eso debe irse con ellos, yo iré a buscar a Lacus, lo entiendes ahora Deakka.

Deakka (mirada y voz seria): Si lo entiendo señor y créame que cumpliré esa orden con mi vida.

Shinn (sonriendo y poniendo su mano sobre el hombro de Deakka en señal de plena confianza): Bien, te lo encargo mucho amigo, y ustedes amigos míos sigan a la princesa Cagalli, por el túnel y busquen refugio en las montañas, que yo me reuniré con ustedes mas tarde en compañía de Lacus.

Cagalli (voz y mirada seria): Shinn cuando regreses con Lacus, solo sigan el pasadizo de frente, nosotros los estaremos esperando en lo alto de la montaña

Shinn (rostro serio): De acuerdo Cagalli, y gracias (abrazando a su cuñada y besando a su sobrino Nicol en la frente)

Stellar (sujetando fuertemente la mano de Shinn con mirada de preocupación y voz temerosa): Por favor Shinn déjame ir contigo, temo que algo te pase y nunca nos volvamos a ver, ya sabes que si ti no podría vivir.

Shinn (acariciando la mejilla de su amada Stellar): Mi dulce Stellar, nada va pasarme, te juro que solo la muerte podría impedirme regresar a tu lado y si en el mas remoto caso así fuera, estoy seguro que nos volveremos a reunir ya sea en esta vida o en la otra, pero nuestros corazones nunca se separan, ya que yo te amo con todas las fuerzas de mi ser.

Stellar (voz dulce con lagrimas en sus ojos): Y yo a ti Shinn, por favor vuelve a mi.

Shinn (sonriendo): Es una promesa Stellar, ahora tienes que irte.

Tras despedirse de su amor, Stellar entro por el túnel de escape en compañía de Cagalli, Deakka y su familia y la demás gente, mientras que Shinn corría por los pasillos del castillo en búsqueda de su prima Lacus, quien se encontraba por uno de los rincones de los enormes jardines de palacio, sola y llorando en silencio ante la desesperación de no poder encontrar a nadie de su amigos y familiares.

Entre tanto Kira aprovechando la histeria colectiva de la gente de Troya por escapar de al ciudad, logro abrirse paso hasta el castillo utilizando una de las puertas de servicio que no había sido atacadas por el enemigo, para evitar ser detectado tanto por griegos como por lo troyanos.

Durante el andar por los distintos pasajes de castillo Kira reviso minuciosamente a cada rincón y a cada persona que veía para ver si se trataba de Lacus, pero al percatarse que no podía dar con su paradero, empezó a llamarla en un intento por atraer su atención, donde fuese que se encontrase.

Kira (gritando): Lacus…Lacus... ¿dónde estas?

Pero la joven no podía escuchar sus gritos debido a los alaridos y llantos de las demás personas en su lucha por sobrevivir.

Mientras su primo Shinn, también se encontraba dando vueltas pro el castillo buscándola frenéticamente y su caminar, lo condujo hasta la puerta principal al palacio, donde cientos de soldados troyanos la resguardaban con gran ímpetu ante el esfuerzo de los griegos por derrumbar esa puerta.

Ahí Shinn se encontró con el general Kisaka, a quién inmediatamente le dijo:

Shinn: General Kisaka

Kisaka (rostro de extrañeza): Mi príncipe, ¿que hace aquí? pensé que ya habría abandonado la ciudad en compañía de resto de la familia real.

Shinn (tono de preocupación): Lo que sucede es que estoy buscando a mi prima, nos separamos durante el trayecto a la ruta de escape, y ahora no puedo encontrarla, usted no la visto por aquí general.

Kisaka (voz seria): No excelencia, y será mejor que se vaya los griegos no tardaran mucho en tirar esa puerta y entraran al palacio, mis muchachos y yo haremos lo posible por detenerlos aquí, así que váyase de una vez pro favor majestad.

Shinn: Pero…

Shinn no puedo terminar de explicarles sus razones al general de por que no podía retirarse todavía del lugar, cuando se empezaron escuchar los primero crujidos provenientes de la puerta principal, al cual esta siendo poco a poco desquebrajada por los griegos, quienes continuamente la golpeaban desde el exterior con enormes y pesadas columnas de piedra y madera.

Al ver que la puerta no resistiera mucho tiempo mas, el general Kisaka ordeno a sus hombres alistarse para el combate, no si antes decirles lo siguiente a sus valientes soldados:

Kisaka (voz fuerte, con tono y mirada seria): Soldados de Troya, quiero que sepan que estoy orgulloso por el valor y el coraje que han mostrado y quiero que sepan que si llego a morir, ha sido el mayor honor de mi vida el pelear con ustedes esta noche.

Kisaka (voz fuerte y seria): Soldados, la muerte nos espera, yo digo que la hagamos esperar un tiempo más, y que nos llevemos a tantos amigos como podamos, están conmigo.

Soldados (al unísono): Si, señor.

Kisaka: Mi príncipe debe irse ahora, rápido.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Zeruel
Ninja clase S


Cantidad de envíos : 229
Fecha de inscripción : 18/04/2008

MensajeTema: Re: TROYA SEED   Mar Nov 25, 2008 2:51 pm

Shinn (mirada seria): No Kisaka, yo también soy un hijo de Troya, estoy con ustedes amigos.

Y precisamente en ese momento la puerta principal termino por ceder, lo que permitió el acceso a decenas de soldados griegos, quienes de inmediato comenzaron con su avance, pero no contaban con encontrar tan fuerte resistencia de los pocos soldados troyanos que aun quedaban.

Al ver que el enemigo se acercaba Shinn, comenzó a dar apoyos a sus compañeros, apuntado y disparando con su arco, contra cualquier soldado griego que se acercase, derribando a varios gracias a la certera puntería que había adquirido tras varias semanas de intenso entrenamiento en el manejo del arco y la flecha.

Mientras sucedía Lacus, salio de su escondite y se dirigió hacia uno de lo altares colocados en pleno centro de los jardines y comenzó a llamar fuertemente a su primo Shinn, quien al percatarse del sonido de su voz, corrió rápidamente así ella, dejando a sus compañeros guerreros quienes se encontraban enfrascados en una dura batalla contra los griegos.

Kisaka y sus muchachos pelearon heroicamente, pero de inmediato fueron superados en número por sus adversarios y fueron cayendo uno a uno antes la enorme potencial de combate del enemigo.

EL general Kisaka murió cayendo tras un combate honorable en contra del Rey Muu, quien era quien lideraba las fuerzas invasoras encargadas de atacar el castillo de Troya.

Y así los griegos comenzaron su avance sobre el castillo, causando estragos y destrozos por doquier, y apoderándose poco a poco de cada uno de los lugares que lo conformaban.

Entre tanto el Rey Uzumi aguardaba en la sala de trono completamente sólo a la espera de que en el cualquier minuto llegaran los enemigos de su nación.

Por otro lado Kira continuaba con su frenética búsqueda de Lacus, cuándo pronto le pareció oír la voz de su amada, quien aun encontraba clamando el auxilio de su primo, quien igualmente que corría hacia ella, teniendo cuidado en todo momento de que no solados griegos no lo encontraran.

Mientras finalmente el enemigo hizo a su arribo del trono, donde el viejo Rey de Troya los esperaba para hacerles frentes, y tras una corta pero feroz lucha, Uzumi fue sometido por sus contrincantes, quines los sujetaron y los escoltaron ante la presencia de mismísimo Rey Gil, quien maravillado por la obra destrucción que se exhibía alrededor suyo, no pudo evitar pavonearse de la victoria obtenida hasta ahora frente al ya vencido y destronado Rey de Troya.

Gil (tono elocuente y sonrisa perversa): Vaya vaya, mira no más a quien tenemos aquí, si es mi buen amigo el Rey Uzumi.

Uzumi (mirada de odio): Gil, maldito, vas a pagar muy caro lo que le has hecho a mi pueblo, te lo juro.

Gil (sonriendo): Y como vas a lograr eso viejo estupido, no vez que ya no te queda nada, ni ejercito, ni ciudad, toda esta siendo reducido a cenizas en las llamas de infierno, en esas llamas a donde tu iras a caer dentro de poco.

Uzumi (tono elocuente y sonriendo también): Si, pero tu serás quien caiga primero dentro del infierno Gil.

Gil (mirada de desprecio): Así como piensas hacer eso, si solo eres un viejo indefenso.

Uzumi (sonriendo): Así…

De una de sus mangas el Rey Uzumi saco un pequeña daga, la cual utilizo para clavársela en el cuello a Gil, quien no tuvo tiempo siquiera de responder a la ataque.

Mortalmente herido y con una cortada profunda que hacia brotar una cantidad enorme de sangre, Gil consiguió todavía decirle a su hombres antes de caer de muerte, que acabaran con él de inmediato, así como a todos los troyanos que aun quedaban en la ciudad.

Dicha orden fue cumplida en el acto y varios soldados griegos arremetieron en contra de un ya desarmado y diezmado Rey Uzumi, quien en todo momentos hasta el final de su vida, mantuvo esa sonrisa esperanzadora que siempre lo caracterizo, manteniendo firme en su mente la idea de que su hijo Shinn llevaría a su pueblo a la salvación y que alguien día volvería a ser la nación majestuosa y bella que una vez fue.

Mientras tanto Lacus seguía llamando una y otra vez a su primo cuando de pronto fue sujetada por la espalda por un soldado griego, quien junto a su compañero también había escuchado sus gritos.

Soldado 1 (tono burlón): Mira no más lo que nos encontramos compañero, una dama de la corte real de Troya, que suerte tenemos no.

Soldado 2 (sonriendo): Si, lastima que tengamos que matarla.

Soldado 1: Si tienes razón, pero eso no impide con no podamos divertirnos con ella un rato, no crees.

Y al escuchar tal infamia, Lacus arremetió contra ese desagradable sujeto arañándole la cara sus uñas, logrando que la soltera al herirlo de consideración.

Soldado 1 (furioso): Maldita, mira lo que me hiciste, lo vas a pagar muy caro, sujétala (hablándole a su compañero el cual detuvo a Lacus con sus manos, para evitar que escapara).

Soldado 1: Ahora si te llego tu hora, reza troyana.

Pero cuando se preparaba a arremeter en contra de Lacus, de la nada y con la velocidad de un rayo apareció Kira, para salvar a su amor, primero eliminado al sujeto que la tenia atrapada con un rápido golpe de su espada que le degolló el cuello, para después de lanzarse contra el otro tipo, al cual acabo sin mayor problemas.

Al no haber más moros en la costa, Kira rápidamente ayudo a su querida Lacus a incorporarse.

Kira (mirada de serenidad): Ya tranquila Lacus, aquí estoy.

Lacus (sorprendida): Kira, no puedo creerlo, pero ¿que haces aquí?

Kira (sonriendo): Vine por ti.

Lacus (llorando y abrazando tiernamente a su amado): Oh Kira, me asuste mucho, toda la ciudad es un caos, pero el verte aquí y ahora aquí conmigo no sabes como me reconforta esto a mi corazón, Kira no me dejes nunca, te amo y no puedo vivir sin ti.

Kira (mirada y voz amable): Descuida Lacus, no pienso dejarte nunca, ya que desde ahora seremos tú y yo para toda la eternidad, pero ahora tenemos que salir de aquí, es peligroso (tomando a Lacus por las manos para empezar incorporarle de nuevo en pie), vamos Lacus.

Lacus (mirada y tono feliz): Si Kira.

Y no habían dado ni un paso fuera de ese lugar cuando desde lejos fueron divisados por Shinn, quien al llegar a lugar y ver la escena de Kira sujetando a Lacus, pensó que Kira estaba llevándose a su prima como prisionera de guerra, por lo que no lo pensó 2 veces y coloco una flecha en su arco, con la mira fija en Kira.

Y tras centrar la mira un instante, Shinn disparo la primera flecha la cual termino por incrustarse en la espalda del héroe, el cual sentir el impacto no hizo otra cosa que gemir de dolor.

Al ver a su amor herido Lacus rápidamente alzo la mirada para ver de donde habría venido esa flecha, y lo que vio fue a su primo alistándose hacer el segundo tiro.

De inmediato Lacus corrió hacia su primo para evitar que volviera a disparar en contra de Kira, y este al ver que su amada se iba de su lado, se puso de pie de nuevo y desenvainando su espada se abalanzo en contra de Shinn sin ningún miramiento o precaución, abierto completamente abierto a un ataque directo, pero Shinn ya estaba preparado para contraatacar su realizo su segundo lanzamiento el cual fue a dar en el pecho de Kira, ante la mirada atónita de su prima quien continuamente le gritaba para que detuviera su ataque.

Lacus (rostro y tono de desesperación): Shinn, basta, no lo hagas.

Pero Shinn no la escuchaba y Kira continuaba su avance amenazante hacia él, por lo que se apresuro a disparar por tercera vez y esta vez dando en plena boca del estomago, lo que hizo que Kira se tambaleara hasta caer de rodillas al piso.

Al ver su adversario malherido es incapaz de defenderse, Shinn saco su espada y se acercó a él con el fin darle el golpe de gracia, pero al percatarse de eso Lacus se puso enfrente de Kira, para abrazarlo y comenzar a llorar.

Al ver tal escena Shinn le pregunto lo siguiente a Lacus:

Shinn (rostro de enojo): ¿Por que Lacus?, ¿qué acaso no sabes quien es él? estas protegiendo a un enemigo de nuestro pueblo.

Lacus (llorando): No Shinn, el no es ningún enemigo, este hombre vino aquí para salvarme y por eso no dejare que lo mates.

Shinn (sorprendido y tono molesto): ¿Pero que dices?, ¿qué no te das cuenta que ese sujeto fue quien asesino a Arthur y aun así lo proteges?, ¿por que prima no entiendo la razón que te impulsa hacer eso?

Lacus (llorando y con mirada seria): Es por que yo lo amo.

Shinn (mirada de sorpresa): ¿Qué?

Lacus (mirando a Kira y acariciando su cabeza, la postre que se intensifica su llanto): Si lo amo, no me arrepiento de eso, se que con esto de alguna manera traicione la confianza de nuestra familia al fraternizar de dicha forma con un enemigo declarado de nuestra nación, pero ya no puedo seguir suprimiendo mis sentimientos frente a ustedes, amo profundamente a Kira y si quieres matarlo (volteando la mirada hacia su primo y con voz fuerte y seria) a él entonces mátame a mi también Shinn, adelante hazlo.

Al ver la firme postura que había tomado su prima al decir esas palabras y su empeñó por proteger a Kira, Shinn se vio imposibilitado de continuar con su acto de venganza, por lo que no tuvo mas remedio que bajar su espada y decirle a Lacus lo siguiente:

Shinn: Ahora que se lo que sientes por este hombre, no podría arremeter en contra suya ni contra ti, Lacus, no lo haré, por que se por experiencia lo que es amar alguien y ver que tu amor es obstaculizado por varias razones ajenas a los sentimientos que compartimos con las personas que amamos.

Lacus (sorprendida): Shinn.

Kira (voz entrecortada y rostro de cansancio): Tienes toda razón príncipe de Troya, por eso como una persona que entiende nuestra situación, quisiera pedirte un favor muy especial.

Shinn (extrañado): Y ¿de que se trata?

Kira: Que lleves a Lacus a un lugar seguro.

Lacus (sorprendida): ¿Pero qué dices Kira?, no iré a ningún lado sin ti.

Kira: Escucha Lacus, la ciudad no tardara en caer, por eso debes ponerte a salvo tu y los tuyos.

Lacus (acariciando la cara de Kira con lágrimas en sus ojos): No.

Kira (sonriendo): Ya no puedo protegerte, anda ve con tu primo, corre, yo te prometo que estaré bien.

Shinn (poniendo su mano en el hombro de Lacus para incitarla a que se apresura a dejar a Kira): Vamos, Lacus conozco una salida segura de la ciudad, Cagalli, Stellar y los demás nos esperan.

Lacus (mirada triste y voz dulce): Escucha Kira he querido decirte algo desde hace mucho tiempo, pero no me atreví a confesártelo antes por temor a como podrías reaccionar, pero ahora ya no tengo miedo decirlo (sujetando con sus manos el rostro de su amado y mirando detenidamente a los ojos), Kira mi amor vas hacer padre.

Kira (sorprendido): ¿Qué?

Lacus (llorando de felicidad): Si, estoy embarazada, vamos a tener un hijo mi amor.

Kira: (tono de sorpresa): Lacus, lo dices en serio.

Lacus (sonriendo): Si Kira, es verdad.

Kira (sonriendo y acariciando una de las mejillas de Lacus): Es sin duda alguna la mejor noticia que me han dado en toda mi vida, muchas gracias por esta enorme felicidad que me has dado Lacus, nunca la olvidare.

Lacus (mirada y tono de preocupación): Espera Kira, por que lo dices como si nos estuviéramos despidiendo para siempre, ya te dije que pienso dejarte, o es que acaso tú vas a …

Kira (sonriendo y con sangre saliendo de sus labios): Tú le diste paz a una vida de guerra, gracias por todo mi querida Lacus.

Tras escucha decir eso, Lacus lo beso con todas sus fuerzas, fue un beso lleno de incipientes deseos de pasión, como el que se dan 2 personas que se amaban con gran intensidad.

Kira (abrazándola tiernamente, mientras acariciaba su hermoso cabello rosado)): Lleva mi amor por siempre contigo y para nuestro hijo y vive sin importar nada (dándole un pequeño empujón para separarla de su lado).

Lacus (sorprendida al mismo tiempo que lloraba): Kira, no.

Kira (mirada y voz seria): Váyanse ahora príncipe Shinn.

Shinn (tomando a Lacus y llevándosela a lejos de ahí): Vamos Lacus, no hay tiempo que perder.

Lacus (gritando y llorando): Kira… Kira…

Lacus (diciéndolo en voz baja mientras las lágrimas escurrían sin cesar de sus ojos, una vez que dejo de mirar el lugar en donde estaba Kira): Lo llevare siempre conmigo.

Al ver ahora que sus 2 más preciados tesoros (Lacus y su hijo) se encaminaban hacia un lugar seguro, Kira termino por desplomarse sobre el suelo y con las pocas fuerzas que aun le restaban a su vida pronuncio las que serian sus últimas palabras.

Kira (moribundo): Que mejor noche fue la que escogí para que terminaran mis días, nunca había visto unas estrellas tan hermosas como estas, ahora entiendo por que luchaste tanto por proteger esta tu ciudad Arthur, es en verdad un lugar bello para poder vivir, lastima que ahora ni tu ni yo podamos disfrutarlo, para ya tendremos mucho tiempo para hablar sobre ello, no lo piensas …..a..s..i…ami…go.

Y así Kira, el más grande guerrero que había dado la madre Grecia murió, dando su vida no por una causa, ni por ambición, sino por amor, el más bello sentimiento que puede llegar a sentir el ser humano y por el cual daría lo que fuera por proteger.

Pocos minutos después hicieron su aparición en escena el Rey Muu y el resto de sus fuerzas, pero ya nada pudieron hacer, el resultado había quedado muy claro el grandioso imperio troyano había ciado y con ello el fin de esta cruenta guerra.

A la mañana siguiente en los restos calcinados y corroídos de lo que fue la plaza central de al ciudad de Troya, un enorme altar de madera fue preparada para proteger los restos mortuorios del que fuera el mas grande héroe de Grecia, y quien mas que su mejor amigo Muu, el encargado de tan enorme y difícil deber de encender esa majestuosa hoguera que conducirá a su amigo a la gloria del mas allá.

Mientras observaba incendiarse el altar del servicio fúnebre de Kira, Muu no dejaba de pensar en las siguientes palabras, como mensaje final de lo que había significado para él, el luchar en esta guerra de Troya y que por ende nunca debiera ser olvidado por las generaciones futuro.

Muu (pensando con mirada seria): Si alguna vez contase mi historia, quisiera que esta digiera que yo Muu, Rey de Itaca, tuve el honor de vivir en tiempo de gigantes, que viví en los tiempos de Arthur, valiente príncipe de Troya y que viví en los tiempos de Kira, el héroe más grande de la historia.


FIN
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Slafier
Ninja clase S


Masculino
Cantidad de envíos : 337
Edad : 32
Fecha de inscripción : 02/04/2008

Conóceme
Mi personaje Favorito:
Mi frase más dicha::

MensajeTema: Re: TROYA SEED   Mar Dic 02, 2008 2:05 pm

Muy buen final amigo, es una lastima que casi nadie opine ya que tu fic esta sumamente interesantes.

Saludos y que estes bien.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: TROYA SEED   Hoy a las 5:16 pm

Volver arriba Ir abajo
 
TROYA SEED
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 2 de 2.Ir a la página : Precedente  1, 2
 Temas similares
-
» Gundam Seed Destiny clip capitulo 8
» Remember me...(Tema de Troya)
» MOSS STITCH
» Life Goes On ~ Gundam SEED Destiny
» Ficha con estrella de David y otra de 12 puntas

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Buenos Fics :: tu espacio :: Publica tu fic!-
Cambiar a: